La California Mexicana perdió a manos de EEUU el Archipiélago Norte

* Herededos del Ex gobernador Abelardo L. Rodríguez son dueños de una en Golfo de California

* Gobierno de Baja California Sur propietario de otra

* ¿Quienes son los dueños de las islas restantes?

* La última venta exitosa fue Isla Espíritu Santo

 

ISLAS DEL ARCHIPIELAGO NORTELos vacíos legales y el descuido de la federación en cuanto a la soberanía nacional que supuestamente tiene bajo su protectorado los territorios de la península de Baja California, nos han llevado a ser testigos de los sucesos más insólitos por una serie de omisiones de las autoridades, parches en la constitución, desacuerdos entre leyes locales y federales, etc., que nos han llevado a perder siete islas del conocido Archipiélago Norte y que hoy están en posesión de los Estados Unidos.

Se trata de las islas conocidas como San Miguel, Santa Rosa, Santa Cruz, Santa Bárbara, San Nicolás, Santa Catalina y San Clemente, (frente a Ventura, Los Ángeles y San Diego) que durante las negociaciones del tratado Guadalupe – Hidalgo no fueron consideradas al modificar el bordo fronterizo cuyo trazo bajaron a una zona más austral a fin de que los Estados Unidos tuviera el puerto de San Diego, además del paso libre al Golfo de California al que tiene derecho según el mismo tratado y la ratificación del acuerdo Gasden de 1853 y que sigue vigente a la fecha.

Nadie en nuestro país había reparado en que las islas del Archipiélago Norte seguían perteneciendo a nuestra nación, hasta que hubo un asunto que atrajo los titulares de la prensa mundial a nivel de escándalo, cuando un grupo de chicanos denominado Boinas Cafés dentro del denominado “Plan Espiritual de Aztlán” izaron una bandera de México el 31 de agosto de 1972 en la Isla de Santa Catalina frente a San Diego. Aunque se trató de una manifestación simbólica, en los hechos este grupo actuó con la razón, pues efectivamente esas islas seguían perteneciendo a nuestro país.

EL ARCHIPIÉLAGO NORTE EN EL SENADO DE LA REPÚBLICA
Aún a pesar de que México estuvo en posición de iniciar un reclamo legal sobre la propiedad del Archipiélago Norte, nunca se supo la razón de esta grave omisión de las autoridades que nos hizo perder esa porción de territorio. El asunto fue llevado a la tribuna del Senado por Alfonso Sánchez Anaya en noviembre de 2008, donde solicitaba a la Secretaría de Gobernación una explicación de las razones por las que se ha otorgado esas islas a una potencia extranjera.

La respuesta es que como “ya ha pasado mucho tiempo, será muy difícil reclamarlas”.

Esto vino a colación debido a que las islas Coronado ubicadas frente al municipio de Playas de Rosarito están en vías de entregarse para explotación al consorcio petrolero Chevron – Texaco para la extracción de gas.

¿DE QUIÉN SON LAS ISLAS DE LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA?
isla san jose explotacion de salLos vacíos legales de nuestro marco normativo fueron el cultivo perfecto para el desorden que por muchos años privó en lo referente a las islas mexicanas (tuvo mejor organización en el Virreinato de la Nueva España). De sobra conocido fue el caso de las Islas Clipperton (La Pasión para nosotros) que perdimos en el Pacífico a manos de Francia que tiene en el lugar una base naval.

En nuestra península también extrañas concesiones, algunas de palabra y otras firmadas en raros acuerdos hicieron que la Armada de los Estados Unidos construyeran instalaciones en Isla Magdalena y en Pichilingue (San Juan Nepomuceno). Por cierto la última fue regresada a la federación en 1925, despues de más de medio siglo de ocupación extranjera.

En los hechos, la mayoría de las islas están integradas al territorio nacional y son del dominio de la federación, según lo establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 42, con todas sus reformas y adiciones que incluyen explícitamente al archipiélago de las Revillagigedo lo que da mayor amplitud a nuestro mar patrimonial. Pero hay vacíos legales todavía que han llevado a promulgar más decretos para la protección de las islas como los de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas a fin de asegurar su biodiversidad (no propiedad) y que no se construyan edificaciones ni se establezcan industrias que no sean sustentables. Hasta ahí.

Aún a pesar de lo anterior todavía aparecen islas de la península de Baja California que están en catálogos de venta de bienes raíces, como ha sido el caso de la Isla San José (frente a costas de San Evaristo en el Golfo de California) más recientemente, donde funciona una empresa salinera y donde durante muchos años se explotó el oro por una empresa estadunidense de la que no existe registro alguno, pero quedaron algunas calderas con fecha del año de 1884. Lo único que se sabe es que Gastón Vives explotó originalmente la salina, misma que transfirió a una compañía denominada Empresa Salinera San José, S. A. de R.L. El caso es que esta isla está en venta y aparecen como propietarios los herededos del ex gobernador de Baja California Abelardo L. Rodríguez.

isla del carmen salineraA principios del siglo actual, también la familia Ruffo puso en venta la Isla Cerralvo ubicada frente a San Juan de los Planes, por la cual solicitaban la cantidad de 3 millones de dólares. No se sabe si esta venta se ha concretado, pues repentinamente desapareció de los catálogos de promoción.

Isla del Carmen, frente a las costas de Loreto fue entregada en propiedad por el presidente Benito Juárez a una persona cuyo nombre no está precisado, pero en razón de sus “servicios a la patria”. Este individuo la vendió posteriormente a Santiago Viosca para la explotación de una salina y éste a su vez transfirió los derechos de la misma al consorcio europeo The Pacific Salt Co. LTD. Total que el ex alcalde Loretano Alfredo García Green reveló en 1993 que esa isla… ¡es propiedad de Raúl Salinas de Gortari! Ahí se continúa con la explotación de sal.

Otro escándalo se generó apenas el año pasado, cuando el semanario Zeta reveló que el ex gobernador de Baja California Sur Narciso Agúndez Montaño “el 7 de diciembre de 2012, y tras 20 meses de haber dejado el cargo en el Gobierno del Estado, registró a su nombre 2 mil 230 hectáreas en el punto conocido como Cabo San Lázaro, ubicado en la parte norte de Isla Magdalena”.

¿SE PUEDEN O NO VENDER LAS ISLAS?
En los hechos esto no puede ocurrir, pero volvemos a los vacíos legales de nuestra Constitución que bien han sido aprovechados para adjudicarse en propiedad las islas de las costas de Baja California y se confirma que ya ocurrió una venta exitosa.

Se trata de la enajenación que hizo el ejido Alfredo V. Bonfil de la Isla Espíritu Santo, con superficie cercana a 10 mil hectáreas,en el año de 2003, que fue vendida en 30 millones de pesos pagados con fondos reunidos por organizaciones ambientalistas que colocaron su manejo en manos de la Secretaría de Medio Ambiente (SEMARNAT). No se trató de una expropiación, se trató de una venta “a particulares”. El entonces delegado de SEMARNAT en Baja California Sur, Fernando Aceves, mencionó al respecto que se trató de algo así como “una expropiación concertada”. El caso es que los adquirientes cuya identidad se ha mantenido en reserva bajo la asociación civil “ISLA”, se comprometieron a preservarla en su estado natural y transfirieron la propiedad al gobierno de Baja California Sur. Hoy se sabe que estos fondos fueron para que el gobierno del estado de Baja California Sur quedara como propietario único y exclusivo de esta isla. Al menos así queda registrado hasta la fecha.

isla espiritu santo bcsTenemos en nuestra península algunas islas que son habitadas como es la Isla El Coyote, mejor conocida como El Pardito ubicada frente a las costas de San Evaristo, que ha sido ocupada por generaciones por la familia Cuevas Díaz. ¿Son ellos propietarios de esa isla? De hecho las nuevas generaciones de esta familia han emigrado y no se sabe si en un momento dado pudieron adquirir derechos sobre la misma y si podrán reclamar la posesión del lugar o bien enajenarlo.

Más al norte también hay varios asentamientos como el de Isla San Marcos donde se realiza la explotación de Yeso. La gigantesca isla Ángel de la Guarda frente a Bahía de Los Ángeles es casi la única que reportan como deshabitada.

Por la costa del Pacífico hay asentamientos permanentes en Isla Margarita (Puerto Alcatraz), en Puerto Cortés donde existe una base de la Armada y en Isla Magdalena, donde funcionó desde 1880 a 1909 una base naval militar del gobierno de los Estados Unidos. De hecho en Isla Magdalena habita una pequeña colonia norteamericana hoy en día, sin saber a quién le pagan los derechos de estancia en el lugar.

isla magdalenaAunque ha sido el municipio de Comondú el que ha pretendido establecer propiedad en el complejo insular de Bahía Magdalena, donde en 1994 el alcalde Alfredo Martínez Córdova intentó enajenar una zona conocida como Punta Belcher, muy cerca de la que ahora es conocida como Isla de Narciso Agúndez que pretendió utilizar los mismos registros para adjudicársela.

Mas al norte también se encuentra habitada la Isla de Cedros por familias que se dedican a la pesca y los trabajadores en los muelles de exportadora de Sal, cerca de otro asentamiento más pequeño conocido como Isla Natividad. Una de las islas más alejadas de las costas de la California mexicana es Isla Guadalupe donde hay también una población de pescadores y una base de la Armada de México y, las más septentrionales son el conjunto de las Islas Coronado que mencionamos al principio, donde se plantea la concesión a la empresa Chevron/Texaco.

LAS ISLAS EN LAS CONSTITUCIONES DE BAJA CALIFORNIA Y BAJA CALIFORNIA SUR
El estado de Baja California no especifica las islas en sus delimitaciones territoriales. Únicamente señala en su artículo segundo que su porción de territorio es la que le señale la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La situación cambia drásticamente en Baja California Sur, donde la constitución local sí especifica que las islas que la rodean forman parte de su territorio y las nombra una a una en el apartado 2 del artículo 34.

La Constitución Federal establece en sus artículos 48 y 27 que las islas, cayos y arrecifes son propiedad de la nación en un dominio “inalienable e imprescriptible”, lo que se reafirma en su Ley Federal del Mar y también en la Ley General de Bienes Nacionales.

Lo que sí se puede establecer a la fecha, es que nuestro país posee diferentes catálogos sobre las islas que pertenecen a la nación. Y ojo… ¡En todos hay discrepancias!… ¡no hay uniformidad!

Esa es la razón por la que en 1997 se reportó la súbita desaparición de la Isla Bermeja en el Golfo de México, un caso que rayó en lo ridículo en el marco de una disputa de límites de zonas económicas exclusivas en aguas internacionales entre nuestro país y los Estados Unidos. Cuando una expedición salió a buscarla, ¡resultó que ya no estaba!

Y así como la federación ha perdido dominio directo sobre las islas que ya mencionamos en esta descripción, sólo hay un caso en el año de 1999 en que se logra evitar una venta. Se trata de la isla Tizipal en Quintana Roo, donde ya se establece algo de jurisprudencia a fin de comenzar a poner orden en este aspecto.

CONCLUSIÓN
Es muy sano que poco a poco se vaya erradicando la ambigüedad en nuestras leyes a fin de evitar toda duda sobre la propiedad de las islas mexicanas. Aunque sí es preocupante que continúen apareciendo las mismas en catálogos de venta, como es el caso de la Isla San José de Baja California Sur que por cierto no es la única en esas condiciones. Aquí hay de dos cosas, que se establezca con claridad y sin cabida a duda si se pueden vender, o no. (En isla Cozumel, Isla Mujeres, sus habitantes pueden vender sus propiedades sin ningún impedimento legal).

Pero resulta alentador que por lo menos ya sean consideradas algunas como áreas naturales protegidas lo que no implica que en algún momento dado sean entregadas en concesión, ya sea para explotación minera o de hidrocarburos, pues ya se ha mencionado de la existencia de yacimientos en las aguas internacionales del Golfo de California.

Es imprescindible recordar que en áreas naturales protegidas sí se pueden establecer industrias, tal y como ocurre con la empresa salinera de Guerrero Negro y la mina El Boleo en la Reserva de la Biósfera del Vizcaíno, o bien las minas de oro que ya operan en la Sierra de la Laguna, como La Testera.

Ojalá que antes de que perdamos otra isla, se avance en la elaboración de un catálogo único para saber con precisión cuántas son las que integran nuestra nación y su estatus jurídico real…. antes de que ocurra otra de las sorpresas a que ya nos tienen acostumbradas nuestras autoridades.

Con información de Colectivo Pericú

Anuncios

One response to “La California Mexicana perdió a manos de EEUU el Archipiélago Norte

  1. efren fong gerardo 28 junio, 2016 / 7:07 pm

    Cuando hay laguna o confusiones en las leyes, es porque la cúpula gobernante, tiene el propósito de utilizarlas, para obtener un provecho o lucro ilegal en beneficio de una persona o un pequeño grupo de personas. Así ha venido sucediendo al paso del tiempo; quién no lo crea que se ponga a investigar y verá que de cosas encontrará en todo el territorio nacional.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s