¡Que TRUMP no pretenda apoderarse de la península de Baja California!

Por Francisco Ramírez Ochoa

d p trump peña nietoNunca como ahora el gobierno mexicano ha estado tan preocupado ante la posibilidad de que Donald Trump gane la presidencia de los Estados Unidos, a tal grado que en esta semana que está concluyendo se le giró una invitación para que se entrevistara con el presidente Enrique Peña Nieto en la ciudad de México, donde continuó su lenguaje amenazante e insistió en que va a levantar un muro alto a lo largo de la frontera y nuestro país tendrá que pagar por él.

El que acompañó a esta entrevista al magnate estadunidense fue el ex alcalde de Nueva York Rudolph Guilliani, uno de los principales promotores de la campaña republicana. d  d guillianiAmbos, Trump y Guilliani conocen Baja California, el primero por su multicitado fracaso inmobiliario en Rosarito y el segundo quien ya estuvo en Tijuana en octubre de 2014 donde dictó una conferencia sobre el tema de seguridad en el CUT.

“México pagará por el muro, pero aún no lo saben”, insistió Donald Trump ante una enardecida multitud en Arizona cuando presentó su plan migratorio a media semana, lo que generó un huracán en el gabinete de Enrique Peña Nieto, hasta que el mismo Secretario de Hacienda reveló lo que puede ser la clave en esta visita: el tema económico.

Sobre esto el historiador Enrique Krauze ya advertía que la próxima guerra con nuestros vecinos del norte, si es que el magnate llega a la presidencia de Estados Unidos, ¡será económica!

¿CÓMO VA A PAGAR MÉXICO POR EL MURO?
Queda totalmente claro que México no tiene capacidad económica para financiar un proyecto de tal magnitud y mucho menos, construirlo en un país ajeno. Eso sería un acto también atentatorio contra nuestra soberanía e indignante. Pero la insistencia de este tema por parte del magnate neoyorkino nos hace pensar en que posiblemente desee asestar un doble golpe a nuestra nación: cobrar de un solo tajo la deuda externa de nuestro país con los bancos estadunidenses (asentados en Nueva York) y apoderarse de la península de Baja California, en una anexión similar a lo que hizo Rusia con la península de Crimea hace un par de años.

BAJA CALIFORNIA Y NUEVA YORK
baja california espacioLa península de Baja California y Nueva York tienen algo en común. Durante la invasión estadunidense en la injusta guerra de 1847, fue precisamente un batallón de voluntarios de Nueva York el que desembarcó en julio de ese año en La Paz y San José del Cabo. En esta ocupación casi no hubo resistencia, salvo algunas guerrillas y un enfrentamiento en San José del Cabo con saldo fatal para los californianos.

De ahí en fuera, Baja California decidió mantenerse neutral y abrigó esperanzas de ser anexada a los Estados Unidos a tal grado que, una vez concluido el conflicto y firmado el Tratado de Guadalupe Hidalgo, residentes de San José del Cabo y La Paz insistieron en su deseo de ya no pertenecer a México. Pero esto ya no fue posible por lo que en septiembre de 1848 muchas familias de ambas poblaciones decidieron marchar en las naves estadunidenses hacia San Francisco donde recibieron una indemnización. Algunos apellidos extranjeros de la zona sur de la península derivan de matrimonios de damas locales con soldados estadunidenses como los Kennedy de Miraflores.

DESDE NUEVA YORK SE PRETENDIÓ COLONIZAR LA PENÍNSULA
pichilingue la estacion norteamericanaEn los tiempos de penuria de Benito Juárez por la invasión francesa, Estados Unidos hizo hasta lo imposible por mantenerlo en el poder. En un capítulo muy poco conocido pero de gran osadía, el gobernante oaxaqueño concesionó la península de Baja California a una empresa estadunidense denominada Lower California Company con sede en San Francisco y representada por Jacobo Primer Leese a través de un contrato firmado en agosto de 1866. Los tratos para este negocio fueron firmados en Nueva York y Washington. (Por esa misma fecha con la intervención de Santiago Viosca extranjero residente de La Paz y el cónsul de los Estados Unidos F.B. Elmer obtuvieron la autorización para la instalación de una estación de carbón para buques de guerra norteamericanos que operó en Pichilingue hasta 1925).

La península estuvo involucrada en una serie de disputas entre capitalistas extranjeros, donde se vislumbran los intereses de Washington por apropiársela por completo, tal y como lo describe la escritora loretana María Amparo Ruíz de Burton, quien en lo privado reprochaba el exagerado entreguismo de Benito Juárez a los Estados Unidos (leer “Conflicts of Interest: The Letters of María Amparo Ruiz de Burton”).

La empresa fracasó y todo derivó en una comisión de reclamaciones con representantes de México y Estados Unidos, donde la misma María Amparo, heredera de un gobernante de la península, se involucró en litigios por tierras en la zona donde hoy está el puerto de Ensenada.

ESTADOS UNIDOS HA INSISTIDO EN COMPRAR LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA
p - base naval de bahia magdalenaDesde finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se han documentado varias conspiraciones de capitalistas y políticos estadunidenses orientadas a tomar posesión total de la península de Baja California, que incluyen también la instalación de una base naval en Bahía Magdalena donde operó la Gran Armada Blanca por 20 años hasta que en octubre de 1909 el presidente Porfirio Díaz le pide a su homólogo William H. Taft el cese de actividades.

Periódicos de los Estados Unidos han citado a lo largo del tiempo, las conspiraciones o intenciones abiertas de compra de la Península completa, situación que casi no es mencionada por historiadores, a pesar de que se trata de hechos concretos, como la oferta hecha por 9 millones de libras del capitalista inglés identificado como A. Wrendon, avecindado en Nueva York en octubre de 1893. Su intención era adquirirla y anexarla a los Estados Unidos.

Un suceso extraño fue la rebelión anarquista que encabezó y organizó Ricardo Flores Magón desde Los Ángeles con auxilio de agentes extranjeros que invadió Tijuana, Tecate y Mexicali en 1911. Este hecho no prosperó y nunca se tuvo claro su objetivo aunque existen indicios de que deseaba instalar una república en Baja California independiente de México, con el respaldo de los Estados Unidos.

d lower california chicago tribuneEl presidente Francisco I. Madero también recibió la oferta del empresario W.J. McGimpsey por un monto de 25 millones de dólares a nombre de un grupo de inversionistas de los Estados Unidos. Deseaban la península completa.

Agitaciones similares han ocurrido en el Congreso de los Estados Unidos cuyos miembros todavía en noviembre de 1915, abrigaban el temor que Japón incursionara en Baja California con un posible ataque a Bahía Magdalena donde aún Washington conservaba instalaciones navales.

A pesar de que la postura del gobierno mexicano siempre fue clara en el sentido de no vender a Estados Unidos la península de Baja California que fue ratificada como parte del territorio en la Constitución de 1917, en el mes de enero de 1919 de nueva cuenta ocurre otra agitación en el Congreso de Estados Unidos, por lo que el gobernador, Esteban Cantú, debió hacer una proclamación pública de que no habría ninguna cesión del territorio bajo su responsabilidad.

Pero la insistencia de Washington continuaba y en octubre de 1920 cita el periódico “El Heraldo” de la ciudad de México que había otro complot de capitalistas estadunidenses para la adquisición de la península en 200 millones de dólares.

Este complot tomó forma dos años después, cuando se supo que varios gobernadores de Estados Unidos habían conformado una empresa denominada “Lower California Purchase Society” que remitió su intención formal al presidente Álvaro Obregón en marzo de 1922. La oferta fue declinada por el gobierno de México y la sociedad de adquirientes se diluyó.

Pero si no eran empresarios, ex gobernadores, los miembros del Congreso de los Estados Unidos continuaron cabildeando e insistiendo en que Washington debería adquirir Baja California, como la postura del Republicano Swing en la mesa de la Comisión Internacional del Agua de julio de 1930 y un año después el senador Ashurst de Arizona continuaba presionando a su gobierno para que diera ese paso. También buscaron que se abriera un paso de su país hacia las aguas internacionales del Golfo de California.

Para 1936 hubo otro pronunciamiento en ese sentido por el congresista Kramer de Los Ángeles y otra propuesta un tanto más disparatada del magnate de medios de comunicación William Randolph Hearst en noviembre de 1938, para asentar a lo largo de la Peninsula a familias judías. Esto se considera que fue el motivo de la cruzada sinarquista de familias católicas para colonizar la zona conocida como María Auxiliadora que dio paso a lo que hoy conocemos como Valle de Santo Domingo en Baja California Sur.

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL “PRETEXTO PERFECTO” PARA TOMAR POSESIÓN DE LA PENÍNSULA
d a radares estados unidos campos de estudio para basesUna de las presiones mayores que tuvo que soportar México en la intención Yanqui, fue a consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, donde el comandante en jefe de las fuerzas militares del Pacífico Lázaro Cárdenas del Río, colocado en el cargo por el presidente Manuel Ávila Camacho, tuvo que hacer un esfuerzo diplomático a gran escala, una vez que se enteró que Washington ya había ingresado sus tropas a Baja California en varias compañías que se distribuyeron en Ensenada y Tijuana.

Cárdenas se entrevistó con el comandante militar de la costa Oeste de los Estados Unidos John L. DeWitt con el que se acordó que no podía ingresar personal militar norteamericano a territorio nacional con uniforme ni con armas de fuego. Esto durante una conferencia que tuvieron en el casino de Agua Caliente en Tijuana.

A pesar de lo anterior quedó un destacamento cuidando la zona del alto golfo de California y otro al sur de Ensenada en el Pacífico, donde se instalaron radares a fin de prevenir una incursión aérea o marítima de Japón. A la par fueron desalojadas las colonias japonesas de Bahía Tortugas y otras poblaciones pesqueras de la zona Pacífico Norte a la mitad de la península, así como las de Ensenada, Tijuana y Mexicali, que fueron remitidos a estaciones migratorias.

Quedaron abiertos a la aviación militar yanqui todos los aeródromos funcionales desde Los Cabos hasta Tijuana y Mexicali. (Desde entonces pilotos norteamericanos que tuvieron oportunidad de conocer la península, fueron impulsores de la creación de los primeros resorts turísticos).

Aprovechando la turbulencia de nueva cuenta el congresista norteamericano Carl Hinshaw en marzo de 1944 pide a Washington no hacer a un lado la conveniencia de adquirir la península de Baja California.

BAJA CALIFORNIA ESTADO LIBRE Y SOBERANO
Un paso importante en la soberanía nacional, se dio por el presidente Miguel Alemán el 16 de enero de 1952, cuando se declara que Baja California en su parte norte deja de ser un territorio y pasó a la categoría de Estado Libre y Soberano que tuvo su propia Constitución en agosto de 1953, donde hasta la fecha se especifica que es una porción inseparable de la república mexicana. Desde ese momento disminuyeron las intenciones formales de los Estados Unidos por adquirir la península de Baja California que en su zona austral en 1974 también se transformó en Estado.

NUEVAS AMENAZAS
D PATRICK BUCHANANTodas las intenciones norteamericanas de adjudicarse la Baja California nunca prosperaron. De todo esto hoy quedan temas de conversación a través de varias generaciones de residentes en la península que a la fecha, continúa como el territorio más grande y despoblado de la república mexicana.

Antes del nacimiento en Tijuana del movimiento separatista conocido como “República de Baja California” a mediados del año 2013 (alentado por empresarios y ex panistas), Patrick Buchanan como precandidato repúblicano a la Presidencia de los Estados Unidos (buscó la nominación en 1992 y 1996), sacó de nueva cuenta el tema a la luz pública, según lo cita el investigador de la UNAM Arturo Bonilla Sánchez en su ensayo “El macroproyecto en el Istmo de Tehuantepec y privatizaciones / Atentados contra la soberanía nacional“.

Textual: “Patrick Buchanan sostiene que si México es un país que tiene muchos problemas económicos y está muy endeudado, podría pagar su deuda cediéndole a Estados Unidos toda la península de Baja California”.

¿CUÁLES SON LAS INTENCIONES DE TRUMP?
d trump mexico will pay for the wallEl impredecible candidato repúblicano a la presidencia norteamericana ha generado una verdadera revolución política en esta campaña que deberá decidirse el primer domingo de noviembre. “Devolver la grandeza a los Estados Unidos” es un lema que ha despertado al sector conservador donde influyentes personajes lo observan como el mejor candidato, uno de ellos, claro, es Patrick Buchanan que se ha dedicado a escribir libros y editoriales en los principales medios, además de comentarista en temas de política en destacadas cadenas televisivas.

Es tan influyente Trump, que el Secretario de Hacienda de nuestro país, Luis Videgaray, menciona que sus declaraciones impactan los mercados financieros que hoy tanto preocupan a nuestro país y que por cierto, fue lo que motivó esa sorpresiva invitación que hasta fisuras en el gabinete de Peña Nieto causó.

baja-california-adquisicion¿Qué bomba habrá soltado Trump que los dejó tan preocupados?… ¿Por qué insiste en que habremos de pagar el muro y la forma en que lo haremos todavía no la sabemos?

¿Será acaso como propone Buchanan, cobrando la deuda externa de México con la anexión de la península de Baja California?… Y con el excedente, ¡financiar la construcción del muro a lo largo de 3 mil kilómetros de frontera!

En unos meses sabremos la realidad, si es que Donald Trump gana la presidencia de los Estados Unidos.

ESTARÍA DISPUESTO DONALD TRUMP A UNA GUERRA MILITAR CON MÉXICO

En caso de que nuestra nación no aportara dinero para la construcción del muro fronterizo, Donald Trump ya amenazó con estar dispuesto a una confrontación militar con México, de acuerdo a las declaraciones hechas en el mes de marzo anterior, durante una entrevista con el periodista Bob Woodward para la cadena de noticias NBC, citado por el portal de noticias SIN EMBARGO.

“Son una nación soberana. ¿Cómo se puede convencer a una nación soberana que dice que no quieren pagar?”, dijo Woodward. Y agregó: “Si dicen que no, ¿estaría dispuesto a ir a la guerra para pagar por este muro?”.

El republicano dijo de inmediato: “Créeme, cuando rejuvenezca a nuestros militares, México no querrá ‘jugar’ a la guerra con nosotros, qué te puedo decir, no querrá jugar a la guerra con nosotros”.

Anuncios

Un pensamiento en “¡Que TRUMP no pretenda apoderarse de la península de Baja California!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s