Ya están 250 mil ciudadanos de los EEUU colonizando la península de Baja California… ¡Y viene la segunda oleada!

(Dedicada con cariño a mis combatientes de Constellation Brands

 

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

D A A A PENINSULA WALL STREET BENITO JUAREZEl objetivo que un día se planteó Benito Juárez cuando concesionó a empresarios de los Estados Unidos de América la mayor parte de la superficie de la península maravillosa para que fuera colonizada por residentes de ese país, hoy se está cumpliendo en una emigración facilitada e inspirada en el sueño del ilustre oaxaqueño.

“The whole bulk peninsula” le reclamaban a Juárez sus detractores liberales cuando se enteraron de su arriesgado acto al firmar a cambio de 100 mil dólares oro la poco nombrada “Concesión Leese”, que fue otro guiño de ojo del Benemérito de las Américas a sus benefactores de Washington. Ese dinero se utilizó para el pago de los sueldos atrasados del mismo Juárez y sus principales funcionarios, incluyendo los que negociaron esa concesión con los banqueros de Wall Street.

JUÁREZ BURSATILIZÓ LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA
Cuando insistí que mis amigos investigadores de la UABC no observaban las pautas dinámicas de nuestra historia, es porque en sus importantes aportaciones pasaron por alto las claves que indican la entrega de la península a Washington, que sigue conservando su servidumbre de paso de acceso directo al Golfo de California por la que ha pagado en dos ocasiones, lo que ya la separa en los hechos del resto de México.

D BONO colonizacion de la peninsula de baja californiaEn mi artículo anterior les mostré el texto del documento donde el gobierno juarista pretendía empeñar la península con sus benefactores de Estados Unidos en 10 millones de dólares. Siempre actuando con esas atribuciones supraconstitucionales, por la situación de inestabilidad en nuestra patria.

Pero en uno de los sucesos más extraños se da el aval oficial del documento conocido como Concesión Leese, que fue firmado por Benito Juárez el 30 de marzo de 1864. Todo esto se venía trabajando desde un año antes a través del masón y cónsul de los Estados Unidos en La Paz Santiago Viosca y Jacobo P. Leese, intermediario de inversionistas de Wall Street que desde entonces ya tenían interés en la adquisición de la peninsula de Baja California. El dinero se entregó y se emitieron los primeros bonos sobre el territorio con la Lower California Company.

Esta fue la apertura de la gran puerta a la colonización de consorcios y ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica a esta península maravillosa. Como un extra y en agradecimiento, el Benemérito de las América ese mismo año entrega el puerto de Pichilingue para que Washington instalara su base naval… ¡A ningún costo!… ¡Ya no se trataba de una colonización, sino un protectorado!

LOS VERDADEROS PROPIETARIOS DE LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA
D BONO TIERRAS PENINSULA BAJA CALIFORNIACuando ocurre el fracaso de la concesión Leese debido al poco interés de colonos norteamericanos por asentarse en tierras áridas los bonos continuaron en manos de los inversionistas que estuvieron a cargo del diseño de sus centros poblacionales, como ocurrió con Ensenada, las minas, puertos, proyectos de inversión a futuro.

En ninguna parte de México han existido bonos que amparen grandes extensiones de territorio, además de empresas de explotación de recursos naturales a cargo de entidades económicas como The International Company of Mexico (heredó la concesión del territorio de la Lower California Company), Colorado River Land Company (servidumbre de paso de Estados Unidos), Compagnie du Boleo (Santa Rosalía), Handbury & Garvey Company (venta de lotes), El Progreso Mining Company (propietarios de El Triunfo), Exportadora de Sal (co inversión), entre otras.

¡SON INVERSIONISTAS DE WALL STREET!
Es importante destacar que la entidad bancaria Wells Fargo fue la que financió con dólares oro la Concesión Leese/Lower California Company. Ese dinero lo recibió Benito Juárez.

Todavía en 1887 el conocido inversionista J.P. Morgan promovió una emisión de bonos por tres millones de dólares, a fin de inyectarle 500 mil dólares a The International Company of Mexico. La instrucción del magnate era que “ya no se hicieran ventas ni arreglos sin nuestro conocimiento que pudieran perjudicar la seguridad de nuestros derechos”.

¡En bienes raíces J.P. Morgan tenía ya en propiedad 1,400 hectáreas y concesionadas 7 millones de hectáreas más de la superficie de esta península maravillosa!

Y esta tierra seguía comerciándose por ese magnate con más bonos a fin de conectar consorcios mineros a través de un ferrocarril. Hizo otro préstamo de 200 mil dólares a cambio de 800 mil en bonos para la construcción del Peninsula Railway desde La Paz hasta la frontera con Estados Unidos, proyecto que nunca se concretó.

De hecho Joseph Headley Dulles, propietario de Triunfo Silver Mining and Commercial Company que ostentaba 84 mil hectáreas en propiedad en la década de 1870, ya había insinuado un año antes al embajador de Washington en México William S. Rosecrans, la transferencia de la península a los Estados Unidos, debido a que el gobierno mexicano le cobraba mucho de impuestos y era poca la utilidad obtenida.

J.P. Morgan también fue de la misma idea, pero la estabilidad que había en el país gracias a los gobiernos de Porfirio Díaz hacía inviable esa propuesta. Es pertinente destacar que ya estaba en plena operación otra base naval militar de los Estados Unidos además de la de Pichilingue. Se trataba de Bahía Magdalena.

D BONO 02

¿QUE HA SUCEDIDO CON LOS BONOS DE LA PENÍNSULA?
El desajuste que inició con el Benemérito de las Américas, fue arreglado parcialmente en el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada con el desconocimiento de algunos bonos y cancelación de concesiones. Otros asuntos durante el gobierno de Porfirio Díaz se introdujeron a comisiones de reclamaciones entre ambas naciones a fin de dar salida a juicios y otros más definitivamente fueron desconocidos por los gobiernos emanados de la revolución mexicana, al conocerse que todavía seguían transfiriéndose de generación en generación documentos bursátiles.

(No ocurrió lo mismo con la los bonos sobre territorio en Colombia que con la financiación del Canal de Panamá lograron transferir el itsmo a los intereses de Washington en 1903. Así surge como nuevo país Panamá que de inmediato obtuvo el reconocimiento de las naciones latinoamericanas).

D BONO 07 1865

EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE NORTEAMÉRICA ES LA CLAVE
Con la firma del Tratado de Libre Comercio de Norteamerica que entró en vigor a partir de 1994, del que ya hemos dicho que lleva anclada a la península de Baja California completa, se reinició con la colonización masiva de estas tierras por ciudadanos de ese país.

Las modificaciones al artículo 27 Constitucional rompieron los candados para la enajenación de tierras, la desintegración de ejidos y el traspaso de las mismas a los nuevos residentes estadunidenses en una emigración como nunca antes vista donde no únicamente han adquirido terrenos a orilla del mar, sino parcelas completas en sitios inhóspitos.

Hoy residen en la península 250 mil ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica, de acuerdo a las estimaciones del Consulado de ese país en Tijuana.

A la vez, como si de repente se hubieran abierto de par en par las cajas fuertes de Wall Street, ¡se reinició con la comercialización de bonos que amparan territorio y empresas supuestamente extintas en esta península maravillosa! ¡Los mismos bonos que supuestamente habían sido cancelados!

Estos bonos no únicamente son los de las tierras de Baja California, sino también de deuda soberana de México.

Al enterarse de lo anterior en junio de 2011 el gobierno mexicano apresuró una aclaración en la que puntualiza que los bonos antiguos emitidos entre 1850 y 1951 y que fueron deuda en su momento, hoy carecen de valor. Esto en un comunicado conjunto emitido por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda.

Lo cierto es que hasta la fecha se siguen subastando y transfiriendo los bonos del territorio de la península de Baja California, algunos en forma privada y otros de manera pública.

Se desconoce si esta compra masiva de tierras va a aparejada al valor de estos bonos, pero lo que es un hecho es que se ha abierto la nueva colonización norteamericana promovida desde las esferas del gobierno federal mexicano.

D BONO 08 1864

Entre los nuevos residentes destaca la mujer más rica de los Estados Unidos, Christy Walton, quien ha adquirido a través de sus empresas muchas parcelas aparentemente sin valor al sur de la ciudad de La Paz. Una de sus adquisiciones más insólitas fue la Isla Espiritu Santo por la que pagó 30 millones de pesos en 2003, en un arreglo concertado con el gobernador de ese entonces, Leonel Cota Montaño.

Estos holdings estadunidenses, no solo abarcan el sector de los bienes raíces para asentar a sus colonos. También son empresas que hoy tienen puesta la mira en las aguas internacionales del Golfo de California, como el caso de SEMPRA Energy que ya hemos tratado aquí. Por cierto ha ganado juicios a poseedores ancestrales de tierras en la zona sur de Ensenada (Colonet), donde también hubo emisión de bonos para la construcción de una línea de ferrocarril a finales del siglo XIX. ¿Casualidad?

Y si nuestro gobierno no afianza bien su soberanía, en cualquier momento puede perder también Isla Coronado (Tijuana), hoy en la mira de consorcios petroleros.

Otra edición del desplazamiento o atentado contra familias locales de parte de consorcios de los Estados Unidos es el que se vive con la empresa Constellation Brands en Mexicali, que seguramente se saldrá con la suya, pues como ya lo he subrayado, todo esto se trata de la entrega pactada de la península, alentada desde el gobierno federal y que hoy, de nueva cuenta, entra a un estatus de carta de cambio, con la renegociación del Tratado de Libre Comercio. ¡No lo olviden!

¿Ustedes creen que toda la inversión histórica de Wall Street en la península nunca se cobraría?… ¿Dónde creen ustedes que está la plusvalía para el ajuste automático a todos los tenedores de bonos y nuevos propietarios de tierras (colonos norteamericanos)?

The New York Times ya lo destaca: “La península de Baja California se está transformado en una colonia de los Estados Unidos de América”.

¡El momento ha llegado!

d a a lands internationa company of mexico

BIBLIOGRAFÍA

LAS INVERSIONES DE JP MORGAN EN LA PENINSULA DE BAJA CALIFORNIA
“Imperio y Revolución: Estadounidenses en México desde la guerra civil” de John Mason Hart

NO TIENEN VALOR LOS BONOS ANTIGUOS SOBRE DEUDA SOBERANA DE MÉXICO
http://eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2011/06/13/shcp-advierte-sobre-fraudes

CONSULADO DE ESTADOS UNIDOS EN TIJUANA REVELA CIFRA DE RESIDENTES NORTEAMERICANOS EN LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA
https://www.elsudcaliforniano.com.mx/bcs/ningun-norteamericano-ha-salido-del-estado-por-la-violencia-lorena-blanco

LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA SE TRANSFORMA EN UNA COLONIA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA – THE NEW YORK TIMES

Anuncios

3 pensamientos en “Ya están 250 mil ciudadanos de los EEUU colonizando la península de Baja California… ¡Y viene la segunda oleada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s