¡Referéndum para anexar Baja California a Estados Unidos!: Tratados de Bucareli parte 3

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

d a a a secreto revelado previo a bucareliEn un receso de la semana de historia que organizó nuestra Alma Mater, la UABC, salí a degustar un delicioso café al Sanborns de Plaza Río cuando repentinamente me encuentro con mi amigo abogado Rodolfo Gutiérrez, que efusivo me recordó mi último artículo sobre la entrega de Baja California a los Estados Unidos.

— Ese fue un hit, estaba en Hermosillo cuando me platicaron de lo que habías escrito, –me dice el abogado.

— ¿Qué está sucediendo? –me lanza una pregunta al tiempo que me regresa a mi mesa para pedir más café.

— Las cosas se están cumpliendo, tal como lo he escrito –le respondo al tiempo que ordenamos unos panecillos. ¡Vamos a los hechos! –vamos.

LA PENÍNSULA ES PROTECTORADO DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA
Mis colegas historiadores han documentado el persistente interés de los Estados Unidos por la península de Baja California de la que, sostengo, es hoy en día su protectorado.

Si nos ponemos a analizar, en todos los acuerdos bilaterales que se han firmado con los Estados Unidos desde 1848 a la fecha, se ha desplegado el mapa de la península de Baja California y recuerden, en todos los tratados siempre se han estipulado las negociaciones de espacios de soberanía, ya sea por escrito en las comisiones negociadoras y senado, además de los acuerdos extraoficiales a cargo de los jefes de estado. Esto marcadamente se puede observar en los famosos Tratados de Bucareli, de los que ya les comenté en 2 artículos anteriores.

¿Y por qué la península es un protectorado de los Estados Unidos de América?

Esto se estipula en un decreto extraterritorial del senado estadunidense aprobado el 2 de agosto de 1912, promovido por el republicano de Massachusetts Henry Cabot Lodge, donde ya se especificaba que la única colonización permitida para la península de Baja California es la de ciudadanos de ese país.

“Este gobierno considerará la colonización [de la península de Baja California] por parte de cualquier gobierno extranjero, directa o indirectamente, a través de sus ciudadanos como un acto de agresión hacia los Estados Unidos”.

¡Así de claro!

REFERÉNDUM PARA ANEXAR LA PENÍNSULA A ESTADOS UNIDOS
En los planes originales de las mesas de negociación del Tratado Guadalupe Hidalgo se había incluido la peninsula de Baja California para anexión. De hecho en diciembre de 1847, en un mensaje a la nación el presidente Polk señala que esta porción de tierra pasaría al dominio de los Estados Unidos. Pero un milagro ocurrió debido a que el negociador Nicholas Trist estaba demasiado cansado y sin consultar a Washington selló con su poder plenipotenciario el tratado Guadalupe Hidalgo en febrero de 1848 sin incluir la península.

Esto ocasionó el profundo enojo del presidente Polk que muy tarde se enteró de esta omisión diferente a sus órdenes originales, por lo que decidió despedir a Trist.

En La Paz, el coronel Henry S. Burton que ocupaba el cargo simbólico de gobernador durante la ocupación, además de entablar un noviazgo con una residente de esa localidad con la que después se casaría (María Amparo Ruíz), se enteró de que la península no había sido considerada, por lo que en una medida poco común realiza un referéndum en mayo de 1848 entre los habitantes de esa población y San José del Cabo para que decidieran si se anexaba o no la península donde, cabe destacar, hubo marcado colaboracionismo con las tropas extranjeras, a pesar de algunas escaramuzas con guerrillas locales.

A pesar de que el “SÍ” triunfó, las órdenes superiores que recibió fue desalojar las poblaciones tomadas y retirarse a San Francisco, lo que hizo a principios de septiembre de ese año, junto con 500 bajacalifornianos que colaboraron abiertamente con la ocupación y que recibieron indemnizaciones de Washington además de la ciudadanía.

PREVIO A LOS TRATADOS DE BUCARELI
Las negociaciones de comercio, paz, entendimiento entre Washington y México continuaron siempre con la península de Baja California de por medio. Juárez se benefició económicamente de las mismas y Porfirio Díaz pudo conservarse en el poder consintiendo Bahía Magdalena.

Sin embargo la Casa Blanca casi pierde el control político en México con el derrocamiento de Francisco I. Madero lo que generó muchas tensiones y pérdidas a sus consorcios en territorio nacional. Washington intentó de varias maneras intervenir en forma descarada, desde la toma de Veracruz en abril de 1914, hasta la expedición punitiva contra Francisco Villa en marzo de 1916.

A la par, en Baja California se vivía una especie de ausencia de la federación por lo que el gobernador Esteban Cantú decidió tomar los ingresos de aduanas para sostener el aparato gubernamental y realizar algunas obras.

Estados Unidos ya preparaba otro golpe para obligar a México a sentarse a negociar, una vez que hubo visos de pacificación con la promulgación de la Constitución de 1917. Y estos son los antecedentes de los Tratados de Bucareli.

SE INTENTA OTRO REFERÉNDUM PARA ANEXAR LA PENÍNSULA
El 2 de enero de 1919, el senador por Arizona Henry Fountain Ashurst presentó una iniciativa dirigida al presidente Woodrow Wilson, a fin de que comenzara negociaciones para la adquisición de la península de Baja California, lo que también comprendía parte del territorio norte de Sonora para incluir la bahía de Puerto Peñasco.

Y es que además de la península se buscaba un puerto para el estado de Arizona en el Golfo de California, un sentimiento que persiste a la fecha.

En la justificación de esta iniciativa, el senador Ashurst explicó que el territorio árido de la península era inaccesible “desde la superficie continental de México”, además de que no se tenía ninguna autoridad ni jurisdiccion por lo que no generaba recursos a la hacienda.

Lo anterior desató un escándalo en la prensa estadunidense que llevó de nueva cuenta a la península a las primeras planas.

El legislador promovente lanzó: “Si la península continúa en posesión de los mexicanos, dentro de cien años estará en condiciones similares a las del presente, caracterizadas por la monotonía, la infertilidad de la tierra y el desperdicio; pero con inversiones conjugadas con el espíritu y la vocación empresarial estadunidense puede convertirse en jardines, granjas y una bendición para la humanidad”. (¿Una profecía hace 100 años?).

Y sin ponerle precio a esa pretendida transacción, la iniciativa de Ashurst tuvo eco entre sus compañeros senadores, también en la cámara de representantes. Pero esto también inundó de ánimo a legislaturas locales, principalmente la de California y Arizona, donde presionaban para que el presidente Woodrow Wilson diera inicio a las negociaciones con Venustiano Carranza que recién estrenaba Constitución donde se especifica que no se puede enajenar el territorio nacional, lo que es un primer gran obstáculo legal.

En el fondo, la adquisición de la península generó entusiasmo debido a que desde principios de siglo se temía que Japón tomara posesión de la misma, lo que pondría en peligro la seguridad de los Estados Unidos.

En ese sentido es como surge la intención de generar un plebiscito de carácter vinculatorio entre los mismos residentes de la península, a fin de que el presidente Carranza no observara esto como un acto hostil, sino como una oportunidad de obtener recursos financieros para hacer frente a las deudas y realizar obras para el resto de México.

La propuesta del senador de Arizona no prosperó, pero siempre abrió las posibilidades de revivir estos reclamos que se conjuntaron en la Comisión Fall, a través de la cual Washington reunió todas las inconformidades a fin de hacer efectivos los daños y perjuicios ocasionados por la Revolución Mexicana a los residentes norteamericanos y sus empresas en este país, así como el artículo 27 Constitucional que vetaba la inversión extranjera en la extracción de hidrocarburos.

Venustiano Carranza fue asesinado el 21 de mayo de 1920 por las tropas Obregonistas sublevadas. Adolfo de la Huerta, del Grupo Sonora soluciona el problema de Esteban Cantú al que le pide su renuncia en forma pacífica al gobierno de Baja California, ante las sospechas infundadas de colaboracionismo para la venta de la península.

En 1922 el mismo presidente Álvaro Obregón tuvo que posponer la integración de la Comisión de Puertos Libres Mexicanos, dada la incomodidad que le generaba el lunar que le heredó Benito Juárez con la Base de la Armada de Estados Unidos en Pichilingue, que tuvo su origen en un obsequio de soberanía que le dio el oaxaqueño a Washington aparejado a la muy poco nombrada “Concesión Leese” de tierras de la península en 1864, por la que Wall Street adelantó 100 mil dólares oro que sirvieron para cubrir los “salarios caidos” del Benemérito de las Américas y sus principales funcionarios.

Es a partir de entonces que se inicia el período más complicado en la soberanía mexicana que concluiría con la firma de los Tratados de Bucareli el 13 de agosto de 1923 por el presidente Álvaro Obregón a fin de obtener el reconocimiento tan anhelado de la Casa Blanca.

¿Y la península de Baja California?

Esta continúa como protectorado de los Estados Unidos de América, donde la única colonización masiva permitida es para los ciudadanos de ese país y la única inversión autorizada es la de países afines a Washington

No olviden el decreto extraterritorial del senado del 2 de agosto de 1912, que le da a la Casa Blanca las facultades para intervenir y decidir su futuro.

 

BIBLIOGRAFÍA
UN PUERTO PARA ARIZONA

PRESIONA PARA LA ADQUISICIÓN DE BAJA CALIFORNIA
https://ghostsofdc.org/2012/05/09/henry-ashurst-arizona-mexico-baja-california/

HAY UN PROYECTO PARA ANEXAR LA PENÍNSULA: JALIFE

“El senado estadunidense enjuicia a México y al presidente Carranza” por Rodolfo Villarreal Ríos

“La Revolución del Desierto, Baja California, 1911” por Lowell L. Blaisdell

“Schemers & Dreamers: Filibustering in Mexico, 1848-1921”, por Joseph Allen Stout

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s