El Machete de AMLO y el servicio social

La política anotada / Columna opinión

Isaac López B. (politólogo).

Según las cuentas hechas del entonces precandidato a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en su libro “2018: la salida” (como fue citado por Aguilar Camín, 2017), del combate a la corrupción se podrían obtener 500 mil millones y por reasignación del gasto público otros 362 mil millones.

En el presente, AMLO ya gobierna y en tan solo tres meses, por combate al huachicol, se han alcanzado ahorros por 12 mil millones de pesos, proyectándose un ahorro de 50 mil millones de pesos tan solo para 2019 (Ortega, 2019). Excelente noticia si las cifras son ciertas.
El gobierno de AMLO arranco con programas sociales y grandes proyectos de infraestructura como: Refinería de Dos Bocas, Tren Maya o Aeropuerto de Santa Lucia, por mencionar los más emblemáticos; el dinero para su financiamiento no proviene del combate a la corrupción, sino en una primera instancia se debe al diseño y reorientación del presupuesto de egresos 2019, aprobado el año pasado; los dineros del combate a la corrupción se irán presentando conforme avance el gobierno, situación a todas luces de sentido común.


Lo que no resulta lógico, es repetir la misma pócima de botica, de hacer nuevas reorientación de lo presupuestado, con base en recortar sobre lo recortado, como lo reconoció en marzo pasado (como fue citado por González, 2019), el mismo Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, al señalar: “[…] las últimas dos semanas, nos han pedido más recortes; el problema de recortar tanto es que yo veo a las secretarias agobiadas, por eso las defiendo, porque les quitaron una gran parte de presupuesto y de la gente”


El periodista Ricardo Rocha, titulo una de su columna como “Austericidio” sobre la política de recortes del gobierno federal y hace una pregunta central en términos de percepción ciudadana “[…] ¿por qué el gobierno está obsesionado con recortar enfermizamente su presupuesto? No solo en detrimento de las familias de miles de burócratas despedidos, sino en servicios básicos de salud que incluyen barbaridades como reducir a la mitad las intervenciones quirúrgicas, aunque estas sean clínicamente necesarias” (Rocha, 2019).


Como sabemos, la crisis del sector salud ha sido ampliamente registrada por muchos medios (Alis, 2019) y solo estamos viendo la punta del iceberg; en este mismo sentido, el pasado 22 de mayo del año en curso, la Secretaria de Salud Federal anunció que las becas para prestadores de servicio social en el área médica (medicina y enfermería) en clínicas y centros de salud sufrirían un recorte de la mitad de las becas que reciben, a partir del próximo mes de agosto; el resto prestadores perteneciente a profesiones como: odontólogos, nutriólogos o psicólogos la perderán en su totalidad (Mejía, 2019). Veamos que significa esto.


El Servicio Social en medicina y la comunidad.

El servicio social en el área medica nació hace 84 años. En 1936, el Dr. Gustavo Baz Prada, siendo director de la Escuela Nacional de Medicina en la UNAM impulso la idea y fue bien vista Secretaria de Salubridad en la época, que proporción el monto y pago de la primer beca (recordemos que la normatividad en materia de servicio social tomara casi una década, para ajustar cambios al Art. 5 constitucional, donde se establece que en cada estado (entidad federativa) se definirá que profesiones necesitan de título para ejercer y las condiciones para obtenerse; así como la aprobación en mayo de 1945 de la Ley reglamentaria del artículo 5o. constitucional, relativo al ejercicio de las profesiones en el distrito federal).


De acuerdo con Baz Prada (como fue citado por Campos, 2012), la idea del servicio social lo pensó y justificó por los siguientes motivos, a saber:


“Al llegar a la Dirección de la Facultad de Medicina encontré un enorme desorden. […] comencé a hacer recuerdos de mis años de estudiante, con todas las dificultades que había tenido entre mi pobreza, rememorando como en el momento de terminar los estudios le quitaban a uno el puesto de practicante y todavía no le daban el de médico […] Al mismo tiempo medité en la atención médica de los campesinos de la República, la falta total de asistencia médica y todavía más, pensé en que es frecuente que los funcionarios lleguen a serlo sin el conocimiento real del campo. Motivado por estos pensamientos, elaboré tres instructivos: uno para los jóvenes que irían con los campesinos, otro para los jóvenes que irían a la industria y otro más para los jóvenes que irían a las minas. Estos instructivos tenían por objeto guiar al pasante a ver las cosas con espíritu analítico cuidadoso, que tuvieran información del medio en que vivían, estando atentos a todos los factores que les rodearan, así cada uno de los jóvenes que salieran al Servicio Social para pasantes de Medicina iban a cumplir tres muy importantes misiones: 1) atender a los enfermos que nunca habían tenido asistencia médica; 2) estar en contacto con la realidad que rodea a los problemas que viven los campesinos, y 3) pensar cómo resolver los grandes problemas que enfrenta la seguridad social en México.


Volvamos al presente. De acuerdo con datos disponibles en 2018, de las 150 escuelas y facultades de medicina que hay en el país, asignan alrededor de 14 mil pasantes de servicio social; de ese global, la mitad de los mismo, es decir 8 mil pasantes lo hacen en unidades médicas y comunidades, la otra mitad hace investigación, actividades académicas o administrativas en sus Instituciones de Educación Superior (IES) a las que pertenecen (Cruz, 2018).
¿Por qué la mitad de los médicos están practicando sus competencias profesionales y genéricas en comunidad o investigando y otra buena parte de los mismos lo hace a través de actividades administrativas?; sobre este último asunto ¿qué opinión nos merece que prestadores de servicio social, independientemente de su profesión, se desarrolle una practicar de las competencias profesionales y genéricas sea con base en actividades administrativas en las IES?


Hay una realidad presupuestal del sector salud cuya constante es cada vez menor que hace poco atractivo a los médicos prestar servicio social en comunidad; empecemos por la manutención de los pasantes de servicio social en las comunidades donde son asignados y que dependen de una exigua beca (hoy recortada a la mitad), sumemos la inseguridad, la deteriorada infraestructura de salud urbana y peor en las zonas rurales, etcétera; y sin embargo, según datos de la dirección general de Calidad y Educación de la Secretaria de Salud (SSA), disponibles al 2012, el 42 por ciento de las Unidades Médicas de primer contacto en el país, eran atendidas por los pasantes de servicio social (Cruz, 2018).


¿Quién nos puede decir los pro o contras de reducir becas de servicio social?

En lo que respecta al área de la salud, en materia de servicio social hay una buena noticia (con la orientación del actual gobierno no sé qué tan bueno sea, pero hay historia), desde octubre de 1983 existe la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS), con el propósito de coordinar los esfuerzos de formación de recursos humanos en el área de la salud entre instituciones educativas y el sector salud. Es un organismo colegiado de: consultoría, asesoría y “[…] consenso entre diversas instancias de los sectores público, social y privado en asuntos de común interés en materia de formación de recursos humanos para la salud” (CIFRHS, 2017).

Si alguien puede hablar con conocimiento de causa y dar una opinión calificada de los problemas y potencialidades que tiene el servicio social en el área de la salud, es CIFRHS; pues es de esperarse que en su seno se aborden y traten todo lo relacionado con: desarrollo académico, numero de plazas autorizadas para asignar brigadistas, condiciones de infraestructura donde operan, etc.

Resulta entendible, por ser una instancia coordinada por la misma Secretaria de Salud, que hasta el momento no se hayan manifestado sobre el recorte de becas a pasantes de servicio social en medicina y enfermería; lo que no resulta entendible son las IES, escuelas y facultades del área de la salud y las instancias encargadas de administrar el servicio social universitario. Hasta el momento se han pronunciado por reconsiderar la medida, Organismos de la Sociedad Civil con intereses directos en el desarrollo educativo de los prestadores de servicio social, haciendo pronunciamientos públicos como: la Dra. Susana Pastrana Corral, presidenta de la Comisión Interuniversitaria de Servicio Social A.C. (@isaaclobi402, 28 de mayo de 2019), o de la Academia Nacional de Medicina de México A.C. (@isaaclobi402, 30 de mayo de 2019).

En síntesis, el gobierno federal tiene una oportunidad de ayudarse del servicio social universitario, no solo en el área de salud, sino sumando otras áreas de conocimiento como: ingenierías, ciencias naturales y humanidades para crear un verdadero movimiento y sinergia de cambio; no como mano de obra barata, sino dignificando becas de excelencia en el servicio social y seleccionando de una cantera de cuadros formados profesionalmente. Para lograrlo se necesita una visión de desarrollo social que supere la limitada visión de transferencia de recursos financieros, basada en quitarle a uno, para darlos a otros, con programas de intervención construidos y evaluados desde el espacio regional, donde la transparencia y publicidad de sus resultados contribuya a la legitimidad y apropiación de los mismos por los ciudadanos.

Notas:
Alis, Krupskaia (28 de mayo de 2019). “Recortes de AMLO provocan escasez de medicinas y otros insumos, acusan hospitales en México” En CNN. Recuperado de: https://cnnespanol.cnn.com/video/escasez-medicinas-mexico-recortes-amlo-pkg-krupskaia-alis/

Aguilar Camín, Héctor (15 de marzo de 2017). “Las cuentas de AMLO”. En Milenio Diario. Recuperado de: https://www.milenio.com/opinion/hector-aguilar-camin/dia-con-dia/las-cuentas-de-amlo

Mejía, Ximena (22 de mayo de 2019). “Por austeridad, reducirán becas a pasantes de medicina y enfermería” En Excelsior. Recuperado de: http://www.excelsior.com.mx/nacional/por-austeridad-reduciran-becas-a-pasantes-de-medicina-y-enfermeria/1314301

Ortega, Ariadna (23 de abril de 2019). “El gobierno de AMLO presume menos robo de combustible y ahorro por 12 mmdp” En Expansión. Recuperado de: https://politica.expansion.mx/presidencia/2019/04/23/el-gobierno-de-amlo-presume-menos-robo-de-combustible-y-ahorro-por-12-mmdp

Rocha, Ricardo (22 de mayo de 2019). “Austericidio” En El Universal. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/articulo/ricardo-rocha/nacion/austericidio

CIFRUS (24 de marzo de 2017). “Acerca de la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRSH)” Recuperado de: http://www.cifrhs.salud.gob.mx/site1/cifrhs/acerca_dela_cifrhs.html
@isaaclobi402 (28 de mayo de 2019)

“Sobre la disminución de becas de servicio social en el área de salud, aquí el posicionamiento de la Comisión Interuniversitaria de Servicio Social” Recuperado de: https://twitter.com/isaaclobi402/status/1133545052012273665?s=12
@isaaclobi402 (30 de mayo de 2019)

Posicionamiento de la Academia Nacional de Medicina de México A.C., sobre la reducción de becas a prestadores de servicio social en el área médica.” Recuperado de: https://twitter.com/isaaclobi402/status/1134137505626841089?s=12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s