Así detuvo alcalde NOVELO el TSUNAMI de deuda #Ensenada

UN EJEMPLO A SEGUIR POR OTROS AYUNTAMIENTOS.

Si en el 2010 el Gobierno Municipal enfrentó una crisis financiera, para 2013 la siguiente administración municipal recibió una deuda global de 600 millones de pesos (mdp) que paralizaron actividades.

Para 2016, la deuda se había convertido en un tsunami financiero. Había crecido hasta 1,955 mdp que hacían insostenible las operaciones mínimas del XXII Ayuntamiento de Ensenada. Si 600 mdp eran de un peso suficiente para detener el gobierno, los 1,955 mdp prácticamente significaba la parálisis, sin embargo no paramos, revela el alcalde de Ensenada, Marco Novelo.

Al gobierno le costó un promedio de 100 mdp los intereses, recargos y multas que impusieron estos tres años a punto de cumplirse, entre el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Issstecali y los bancos privados, Bansi preferentemente. Poco más del 5 por ciento anual del peso de la deuda.

“Y todavía vienen a verme los bancos para saber si queremos más crédito”, dice el presidente municipal, entre sorprendido e incrédulo, dadas las condiciones financieras que recibió el gobierno municipal tras casi dos décadas de un crecimiento de deuda que llegó a convertirse en un verdadero tsunami, que su gobierno logró sortear, dice orgulloso, “porque nunca paramos. La nómina, aunque a veces tarde, siempre salió”.

De haber continuado la tendencia que pasó de 600 mdp en el XX Ayuntamiento a 1955 mdp en el XXI Ayuntamiento, este año Marco Novelo debería estar entregando una deuda de casi 5000 mdp.

“Pero no es así, detuvimos el colapso. De 1,955, con sus intereses y recargos, la dejamos en 2,249. En 2015, antes que llegáramos nosotros, el gobierno municipal contrató deuda por 665 mdp. Les dieron 24 meses para pagar… que nos tocó a nosotros, en 2017. Ellos no pagaron un cinco”, recuerda.

En esta especie del “que venga detrás que arree”, Novelo recibió 1,667 millones de pesos de deuda global más un faltante de fondos federales de 288 millones que hace el total de 1,955 millones y para marzo de este año la deuda general es de 2,249 mdp. Incluye IMSS, ISR, Issstecali, Bansi y otros.

Su crecimiento fue de 294 mdp, además los fondos federales. Entonces, ¿qué representa lo que llevamos de deuda?, se pregunta el alcalde. “294 mdp es la mitad de lo que el gobierno de 2010 a 2013 (que presidió Enrique Pelayo) cuando debía ser el doble de lo que dejó el gobierno de 2013 a 2016 (encabezado por Gilberto Hirata). Porque esa era la tendencia”.

Cero endeudamiento nuevo

Al inicio de la administración que encabeza Marco Novelo, contrató deuda para el pago de nómina, aguinaldos y más compromisos que la administración saliente no pudo cumplir.

Fueron 459 mdp. A Marzo, sólo le restan 10 mdp para terminar de pagar ese crédito a bancos, que, promete, dejará en ceros. “No dejaremos nuevo endeudamiento al siguiente gobierno”.

De la deuda con Issstecali, “hemos logrado que nos quiten 319 mdp” a través de acuerdos con la institución.

El gobierno municipal, además, recibió un déficit de 462 mdp, que se origina cuando el gasto es mayor a los ingresos. A la fecha, el déficit es de 179 mdp, lo que significa que el gobierno municipal le ha avanzado más de la mitad para eliminar el déficit, producto de las medidas restrictivas al gasto.

A la pesada carga financiera que combatieron con reestructuración de gobierno, despido de más de 300 personas y un plan riguroso de austeridad, cancelación de privilegios de celulares, viajes, viáticos y otros, el gobierno de Novelo también enfrentó el congelamiento de su presupuesto en 2019.

La ley de ingresos que establecía una actualización del gasto en 2019 –entre otros, para asignar a la seguridad pública 40 mdp en lugar de 19 que se inyectaron en 2018-, se quedó como el año pasado por determinación del congreso del Estado. Con ese presupuesto de 2018 continuará la siguiente administración municipal.

Este fue uno de los actos de gobierno de mayor impacto negativo que le pudo haber hecho el congreso del estado a Ensenada, porque le impidió actualizar sus costos de inflación en los productos y servicios que consume de todo un año, además del alza salarial a sindicalizados que cada año incrementa sus ingresos 6 por ciento –sea cual sea el presupuesto-, costos financieros bancarios, entre otros.

“El congreso nos negó la actualización. Nos dejó el mismo presupuesto del año pasado.

A pesar de todos los aumentos, debíamos salir con el mismo presupuesto de 2018 y le quitaron un año de crecimiento a Ensenada. Ese año lo vamos a arrastrar siempre. El nuevo gobierno pudo haber recibido un presupuesto mejor pero con esa decisión del Congreso, nos quitaron la oportunidad de responder mejor a las necesidades de la población”, lamenta el alcalde ensenadense.

“Evitamos que el gobierno colapsara porque aplicamos un plan de austeridad riguroso, porque quitamos aviadores e hicimos recortes muy dolorosos en algunos casos, pero se encontraba de por medio el futuro de los servicios de Ensenada”.

Posiblemente no sean las mejores finanzas que una administración entrega a la otra, pero de acuerdo a lo encontrado, el próximo gobierno tendrá mayor capacidad de maniobra para sacar adelante al Ayuntamiento de Ensenada.

Predial, el reto

El Gobierno Municipal obtiene sus recursos de las participaciones a los municipios y del cobro de derechos. “El impuesto predial es muy importante. Es una referencia para las participaciones que nos entrega la federación a través del Estado”, describe el presidente municipal de Ensenada.

Los ciudadanos pagamos en promedio 400 pesos al año de impuesto predial, lo que significa 33 pesos al mes o poco más de 1 peso al día. Un peso diario para recoger la basura, habilitar los alumbrados, reencarpetar o bachear calles y proporcionar la seguridad pública, en términos generales.

Este año, el pago del impuesto predial fue un poco superior a la mitad. 53 centavos diario en promedio por causante.

Nómina y prestaciones pagadas

En fechas recientes, el alcalde Marco Novelo pagó la prestación a la que tiene derecho todo trabajador, la prima vacacional, que ascendió a poco más de 18.5 mdp, de los cuales más de 13 mdp es para el personal sindicalizado, casi 4.2 mdp para elementos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, 1.2 millones de pesos entre personal de confianza y funcionariado, así como 116 mil 149 pesos para personal de lista de raya.

Además, la nómina del personal que labora en la administración municipal ha sido pagada prácticamente en tiempo, la mayoría de las veces un día antes de la fecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s