¡Lopezobradorista propuso la venta de la península de Baja California!

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

Muchos de los que hoy se dicen ser miembros de la cuarta transformación de manera figurada se lanzan al vacío envueltos en una bandera de México, alegando defender la soberanía de la patria y enfrentar con todo al imperialismo yanqui, cada vez que Andrés Manuel López Obrador da un paso en la modificación de reformas neoliberales.

Pero así como la senadora Alejandra León Gastelum, amiga nuestra de Mexicali, ha propuesto un frente de legisladores para reclamar el Golfo de California y desviar el interés de Washington en ese rico mar y la península, también hay personajes mucho más cercanos al actual presidente de México que, de manera sorpresiva, tienen en mente otros planes.

La venta de la península maravillosa.

Tal vez esto les suene a fantasía, pero en el año 2013 la idea de enajenar el brazo de la patria la hizo pública José Agustín Ortiz Pinchetti, un intelectual designado como Secretario de Relaciones Políticas en gabinete del “gobierno legítimo” de AMLO.

Esto, que él mismo califica como una “ironía” (?) lo publicó en el periódico La Jornada. Es la misma ironía en que se han ido plantando ideas desde hace muchísimos años, a fin de que los residentes se vayan acostumbrando a la idea de lo que va a suceder.

Actualmente Ortiz Pinchetti es titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de la FGR, desginado por Andrés Manuel López Obrador.

A continuación les reproducimos el pensamiento de este asesor de la Cuarta Transformación y les agregaremos el enlace con la fuente original al final.

Como siempre, la opinión de usted, amable lector, es la más valiosa.


El Despertar/ ¿Por qué no venden Baja California?

La contrarreforma energética ha hecho patente cómo el régimen encubre sus verdaderos propósitos. Todo el mundo sabe que quiere entregar los recursos más estratégicos a los consorcios internacionales. Pero se trata de convencer a la nación con una campaña de televisión de que en realidad el petróleo, como el aire, el agua, el sol y la alegría de vivir seguirán siendo nuestros. El gobierno está bajo presión: necesita cumplir sus promesas a los intereses de aquí y de fuera. La perspectiva financiera es oscura: difícil salvar al gobierno si no vienen recursos masivos.

Enrique Krauze ( Reforma, 18-08-2013) alaba la prudencia de Lázaro Cárdenas para lograr la nacionalización. Peña no parece tener esa cualidad; es un presidente apostador. Es muy difícil pensar en un momento más inoportuno para retar a un pueblo donde siete de cada 10 repudian la reforma. Lo peor es el fondo del asunto: México ha caminado por décadas entregándonos cada vez más a las doctrinas e intereses extranjeros. Parece que su única esperanza es el sometimiento a Estados Unidos, pero esto no ha funcionado. Las privatizaciones han terminado en un desastre para nosotros.

Poner los recursos estratégicos en manos de los más codiciosos empresarios y convertirnos en un protectorado no resolverán nuestros problemas. Hay que pensar en algo más original. Por ejemplo vender Baja California.

La península es un hermoso brazo de tierra que mide unos mil 500 kilómetros y tiene 3 mil kilómetros de costas, con buen clima, rico en minerales y el Mar de Cortés, llamado el acuario del mundo. La economía es un apéndice de la poderosa California.

Sus ciudades importantes están prácticamente conurbadas con ella. Los extranjeros han privatizado la mayoría de sus playas.

Los estadunidenses pagarían buen precio: cuando menos el equivalente a las deudas externa, interna y algunos miles de millones de dólares más; de pronto volveríamos a ser solventes. Y podríamos endeudarnos de nuevo para enriquecer a la clase política que exprimió a Pemex hasta agotarlo.

No se hablaría de una venta: esto podría irritar. Se diría que es una concertacesión. Tampoco se hablaría de pérdida de soberanía o de territorio.

Más bien de una “alianza de soberanías” o de un “inteligente desarrollo binacional del Mar de Cortés”. La prosperidad llegaría a los californianos y desde Sonora veríamos la península con nostalgia y amargura, pero los espots nos convencerían de que ha sido el mejor negocio.

Cuando me permito esta ironía pienso que la esperanza no está en los partidos de oposición que se mantienen (inexplicablemente) en un pacto vergonzoso, sino en la capacidad de resistencia y dignidad de nuestro pueblo. Quizás podríamos invocar el espíritu épico de 2005 que quebró el intento de desafuero de López Obrador.

Twitter: @ortizpinchetti
joseaorpin@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .