La base militar de EEUU en La Paz vuelve a ser una necesidad

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

El mundo cambia y los intereses del imperio del norte se ven vulnerados con la brutal embestida económica de China que busca hegemonía en el Pacífico, lo que ha llevado a las incursiones de buques de la armada estadounidense en las costas del país comunista más grande y poderoso en la actualidad.

Los espacios de intimidaciones son precisamente el Mar Sur de China, con naves de Washington que parten de las bases de Japón, Filipinas, de las islas del Pacífico en misiones guiadas desde el estratégico puerto de San Diego. Si, aquí al norte de Tijuana.

Desde el siglo XIX, la Casa Blanca observó a la península de Baja California como el punto más vulnerable a su territorio continental. Después de varios intentos de adquirla a través de una compra directa y al contado, por la que presionaron al menos a 10 presidentes, encontraron en Benito Juárez a un pro yanqui declarado que estuvo dispuesto a entregárselas.

Y a la par de una concesión para colonización de familias estadunidenses en la península en 1864, el Benemérito les entregó también el Puerto de Pichilingue mediante acuerdo secreto, para que Washington instalara ahí la base para su flota del Pacífico y de abastecimiento de carbón.

Eso abrió las puertas para su intromisión en el Golfo de California que desde entonces consideran también de su propiedad y la toma “extraoficial” de Bahía Magdalena para la conocida también como Armada Blanca de Washington.

Con esto el imperio del norte aseguró su flanco oeste en materia de seguridad y, a pesar de que Porfirio Díaz les pidió en 1908 que salieran de Bahía Magdalena y el presidente Plutarco Elías Calles logró negociar el retorno de Pichilingue a México en 1925, Washington volvió a tomar militarmente la península en 1942, pasaje extraño que mis amigos historiadores de la UABC campus Tijuana no han tratado en profundidad, más no así mis colegas del Colegio de la Frontera Norte,

La segunda Guerra Mundial metió en serios aprietos a la soberanía mexicana y Lázaro Cárdenas como Comandante del Pacífico entendió muy bien el objetivo de la Casa Blanca, pues una vez que lograran instalarse, sería muy difícil hacer que se fueran, como el caso de Pichilingue, 61 años.

La Armada Blanca en Bahía Magdalena, 1908.

Logró frenar la columna de blindados en Santa Rosalía y convencerlos en Bahía Magdalena de que se retiraran, ya que iniciaban las pláticas para un acuerdo de defensa conjunta entre los Estados Unidos y México, que sería el primero entre ambas naciones.

Se trató de la Comisión de Defensa Conjunta entre México y los Estados Unidos en su apartado Acuerdo para la Defensa de las Californias donde, efectivamente, se estableció el uso de las bases aéreas para el ejército de los Estados Unidos, ingreso a los puertos de la península para la defensa, la instalación de radares incluyendo Ensenada y San Felipe y, aunque no quedó muy claro, la entrada de tropas uniformadas a tierra firme. Además en La Paz se habilitarían 2 aeropuertos además del campo aéreo local, uno de ellos precisamente en la Isla Nepomuceno. Pichilingue.

Este acuerdo sirvió para que se signara uno con Canadá que a la fecha sigue vigente. ¿Y el de México?

Lo que sí conocemos es que hay convenios de colaboración conjunta y la reciprocidad que Lázaro Cárdenas solicitó en su momento, para que de igual forma tropas mexicanas incursionaran en territorio de los Estados Unidos, hoy ocurre con los entrenamientos y participación en ejercicios militares conjuntos en las bases de California y con la Flota del Pacífico (RIMPAC).

Ahora la histeria militar yanqui ha subido de tono, pues las incursiones en el Mar Sur de China, con buques de Washington en sus costas, pueden originar un amago del poderoso gigante asiático haciendo algo similar en aguas de su protectorado… ¡La península de Baja California!

Por eso, para la Casa Blanca es importante que México no declare soberanía sobre el Golfo de California y por el contrario, reeditar el Acuerdo de Defensa de las Californias, porque para la estrategia militar se trata de un solo territorio y, para la Casa Blanca… ¡también!

Es la razón por la que no han cesado las visitas de la Armada de Estados Unidos al Golfo de California y más ahora, que sus intereses no solamente están en el Mar de Cortés, sino también en tiera firme, lo que justifica aún más su patrullaje, con la posible construcción, si México lo permite, de una base naval en el área que más se ajusta a su interés estratégico, que es la Bahía de La Paz.

2 respuestas a “La base militar de EEUU en La Paz vuelve a ser una necesidad

  1. RECORD 1979 29 abril, 2021 / 11:23 am

    OTRA vez de manera irreponsable y sin bases lanzando veneno este sitio. Juarez nunca vendió la Baja California. Estados Unidos nunca tuvo una base en Pichilingue. El Golfo de California es de México…… Esto cuadra en una novela de ciencia ficción o en los deseos del proyanqui sitio especialista en falsear datos.

    Me gusta

  2. César 7 mayo, 2021 / 5:48 pm

    Sí existió una base militar de los Estados Unidos en Pichilingue, aún se encuentran en ése sitio las ruinas y vestigios de las instalaciones. Los cruceros fondeados en la bahía, pudieran ser una “probadita”..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .