En Universidad de California reviven tema de compra de Baja California para ISRAEL

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

En el mundo académico a veces surgen temas polémicos que son de llamar la atención, sobre todo el que les he planteado en varias ocasiones, sobre las presiones que ha recibido la soberanía mexicana para enajenar la península de Baja California, por la fuerza, por negociación o bien por una adquisición.

Mis críticos, como siempre, acuden a la descalificación pero se detienen en seco ante las fundamentaciones que les he compartido sobre esa persistente intención y que de repente, surgen destellos en el ambiente que lo traen de nuevo a colación, como ocurrió apenas el 4 de mayo pasado en la sede de la Universidad de California en Davis, donde se desahogó en debate el tema histórico intitulado: “El sueño de Baja California: cómo el colonialismo de los colonos de EE.UU. da forma al nacionalismo judío”.

El orador principal fue Maxwell Greenberg, candidato al doctorado en la UCLA, y la “entrevistada” fue Sarah Imhoff, profesora de la UC-Davis.

Llama la atención que el argumento a discutir ha sido el nacionalismo judío que ha tenido un resurgimiento hoy en día, con grupos ortodoxos que salen a manifestarse en calles de Israel, en contra del matrimonio inter religioso. Reprueban que los israelíes se casen con miembros de religiones diferentes. De la misma forma, resalta que este foro de otra forma hubiera pasado desapercibido como muchas de las actividades de la academia, pero recibe un amplio espacio de crítica en el diario “The Jerusalem Post”.

Pero bien, el encuentro universitario trató el tema de la expulsión masiva de judíos de Rusia, luego del asesinato del Zar Alejandro II en 1881 atribuido a un miembro de esa comunidad en la ciudad de San Petesburgo. De ahí salieron las principales emigraciones hacia América rumbo a los Estados Unidos y Argentina.

Fueron los famosos “pogromos” rusos que inquietaron mucho a la influyente comunidad israelita radicada en San Francisco, que a través de la polémica agrupación denominada B’nai B’rith, propuso la conformación de la empresa Sociedad Internacional para la Colonización de Judíos Rusos en 1891.

Y se lanzó la oferta para adquirir 2 millones de acres de la codiciada península de Baja California y asentar ahí a las familias judías rusas que sufrían persecución, al igual que otras en la misma situación del Este de Europa.

La propuesta al gobierno mexicano fue que cediera las tierras de la península en una concesión muy parecida a la que permitió Benito Juárez al empresario inmobiliario norteamericano Jacobo P. Leese en 1864.

Se trataba prácticamente instalar a Palestina en el Pacífico a través de este ambicioso programa, donde los colonos judíos establecerían granjas y con el producto de las mismas pagarían el contrato a la empresa de San Francisco, que haría el desembolso principal a las autoridades mexicanas.

Fue tan mentado este proyecto de colonización, de vida corta, que el interés subsistió hasta mediados del siglo pasado, sobre todo en el ambiente de gran agitación previo a la Segunda Guerra Mundial donde el empresario de medios de comunicación con sede también en San Francisco, William Randolph Hearst, lo revivió, cuando además de Baja California también se proponía a Angola y Madagascar en África o bien, las Guyanas en el Caribe.

El Comité de Refugiados de los Estados Unidos recibe la propuesta de la adquisición de la península de Baja California en 1939, para asentar a las familias judías. (Archivo del Departamento de Estado).

En la Universidad de California en Davis, el exponente Maxwell Greenberg plantea la tesis de que el sionismo y algunas actitudes nacionalismo Israelí, pudieran haber alentado emigraciones de colonos blancos a nuevas tierras, lo que en el caso de Baja California inquietó a los mexicanos predominantemente católicos que pudieran haber entrado en conflicto. Detrás de todo esto siempre presente la teoría del “Destino Manifiesto”.

Greenberg concluyó sus comentarios declarando que debemos centrarnos en el plan de Baja California hoy porque “es un modelo para estudiar el nacionalismo judío en otros lugares, como el sionismo, para mostrar lo que esta historia nos dice sobre el sionismo y sus influencias políticas, y sobre cómo la construcción de la nación judía en Palestina no sólo fue parte del colonialismo europeo sino que también se enredó con el imperialismo estadounidense”.

Este plan de colonización, desde luego, hoy se encuentra extinguido y es irrealizable.

No pasar por alto que la crítica del diario The Jerusalem Post, es por la posición de la sección de Estudios Judíos de la Universidad de Davis de traer a discusión este tema histórico hoy en día, cuando había otras 70 propuestas académicas buscando aparecer en este interesante foro.

El desahogo de tema ocurre, oh oh, justo cuando hoy en día aumentan las tensiones en medio oriente por el ataque de misiles provenientes de la franja de Gaza, en Palestina… ¿Casualidad?… Mmm, pensemos que sí, una casualidad.


FUENTES CONSULTADAS:

UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA EN DAVIS
https://networks.h-net.org/node/28655/discussions/7657154/may-4-12pdt-maxwell-greenberg-baja-california-dreaming-how-us

EDITORIAL DEL PERIÓDICO THE JERUSALEM POST
https://www.jpost.com/opinion/there-is-a-new-way-to-smear-zionism-opinion-667601

Una respuesta a “En Universidad de California reviven tema de compra de Baja California para ISRAEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .