El día que un cazasubmarinos de EEUU bombardeó Isla Coronado

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

Existen sucesos relacionados a nuestra península maravillosa que rayan en lo fantástico, de ahí que a muchos les causan incredulidad. Creo que por eso eluden citarlos la mayoría de mis colegas de la facultad de Historia de la UABC. O a lo mejor les encuentran poco interés, como el hecho que ahora traigo a la luz y cuyo protagonista es nada más ni nada menos que el fundador de la conocida mundialmente como Iglesia de la Cienciología: Lafayette Ronald Hubbard.

Fue en junio de 1943, justo cuando ya estaba en marcha el «Acuerdo de Defensa de las Californias», cuando Hubbard servía en la Armada de los EEUU y estaba a cargo de un buque cazasubmarinos identificado como USS PC-815 en la base naval de San Diego. Su misión era vigilar las costas.

De hecho meses antes había arrojado cargas de profundidad a un par de blancos que pensaba que eran submarinos japoneses en las inmediaciones de Seattle, lo que no pudo comprobarse jamás. Fue un primer revés en su carrera como comandante de embarcación.

L. Ronald Hubbard, es un personaje muy complicado y a lo largo de su vida protagonizó varios episodios que, en verdad, siempre dejaron en duda su capacidad de actuar apegado a la realidad.

El 28 de junio de 1943, se ordenó al cazasubmarinos con Hubbard al mando, a realizar ejercicios de entrenamiento en las costas de San Diego. El USS PC-815 se dirigió a una isla cercana donde por la noche se hicieron disparos de tres rondas de cañón a un blanco práctico, además de un simulacro en uso de armas pequeñas en 120 rondas.

Al día siguiente al amanecer tomaron curso de regreso a la Base Naval de San Diego, donde ya se había recibido la notificación del gobierno de México de que un buque norteamericano había bombardeado Isla Coronado, muy cerca del puesto de vigilancia de la Armada, desde donde se dio aviso del episodio.

Se trató de una queja diplomática dirigida a Washington, pues México ya actuaba como aliado de los EEUU y mantenían vigencia en el Acuerdo de Defensa de las Californias, por lo que L. Ronald Hubbard y su tripulación fueron emplazados a juicio para que dieran una explicación del bombardeo a territorio de la nación azteca.

En realidad el conjunto de las Islas Coronado para esas fechas estaba casi deshabitado y anteriormente, como ocurre hoy en día, sus aguas fueron utilizadas para las prácticas de defensa binacional.

Pero nada justificó la acción de Ronald Hubbard de cañonear territorio de una nación amiga y, en su primer declaración dio muestras de ignorancia e inocencia.

«El buque llegó al cuartel general y como había un blanco en las cercanías utilizado por la aviación para prácticas de bombardeo, ordené que se gastaran cuatro rondas de munición de blanco cuando observé que el campo de tiro estaba libre de barcos. Se dio la orden de iniciar el fuego. Habiendo concluido los ejercicios y apareciendo la noche con niebla y estando este buque sin calibraciones precisas, y en que había tenido un día muy arduo y aún no he podido entrenar a mis oficiales para que sean confiables en el pilotaje, procedí a la orilla en el lado Este de la Isla Coronado Sur y anclé allí en 7 brazas de agua […] En ningún momento me di cuenta de que estaba invadiendo aguas territoriales mexicanas, y no tenía ninguna intención de causar ningún daño a la propiedad mexicana, ni de asustar a la población mexicana», dijo.

Los marineros y oficiales del buque cazasubmarinos coincidieron en el testimonio del polémico comandante. No sabían que se encontraban en territorio mexicano y que habían bombardeado islas de un país amigo. El error fue omitir consultar las cartas de navegación.

Se destaca que el incidente no pasó a mayores, pero si es ilustrativo sobre la contradictoria personalidad del fundador de la Iglesia de la Cienciología, que durante las audiencias ante sus superiores se declaró enfermo para ya no presentarse a comparecer sobre el incidente y fue remitido al Hospital Naval de San Diego.

Después revelaría que tuvo que fingirse enfermo para evitar ser degradado o bien expulsado de la Armada de los Estados Unidos por la grave falta cometida.

Los documentos del bombardeo a Islas Coronado, se toman como referencia en los manuales de entrenamiento militares de Washington.

Sobre el comandante L. Ronald Hubbard, se conoce que una vez «recuperado» de su enfermedad continuó en servicio de la Armada de Estados Unidos. Años después ya como veterano escribió su famoso libro «Dianética» que dio pie a la creación de la Iglesia de la Cienciología, extendida hoy por muchos países en el mundo.


BIBLIOGRAFIA:
https://www.businessinsider.com/l-ron-hubbard-military-records-2015-4
https://tonyortega.org/2021/05/31/for-memorial-day-scientology-founder-l-ron-hubbards-bogus-war-injuries/
https://www.bridgepub.com/store/item/ron-series-master-mariner.html
https://www.authorservicesinc.com/about-l-ron-hubbard/

DOCUMENTACIÓN:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.