¡El momento de la península maravillosa ha llegado!

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

En el año de 2017 redacté un artículo para este sitio, que tuve que dividir en tres partes, debido a lo extenso que es abordar el asunto de los Tratados de Bucareli y el impacto directo que han tenido esos acuerdos secretos sobre la península de Baja California.

Bien en realidad lo que hice fue reeditar un ensayo que escribí en la UABC Tijuana en 2011, pero que no tuvo mayor eco, porque únicamente se distribuyó entre las entonces vacas sagradas de la Facultad de Historia, que lo archivaron. Ni siquiera fue considerado para su publicación en la revista de nuestra Alma Mater «Meyibó».

—Exageras Ramírez —Me comentaron los del «comite editorial», aunque se trataba de un ensayo bien sustentado a tal grado, que el tiempo me ha dado la razón y hoy, gracias a las redes sociales, ese y otros artículos han traspasado las gruesas paredes de la censura académica.

Bien, pues retomamos el tema. No voy a profundizar mucho sobre estos acuerdos secretos que pierden su vigencia el año entrante. Solamente citaré que fueron unas negociaciones que puso como requisito Washington para darle el reconocimiento al mandatario Álvaro Obregón Salido.

El presidente John Calvin Coolidge Jr. hizo saber a México que se estaban afectando seriamente los intereses de las empresas de EEUU, principalmente del ramo petrolero, por lo que era necesario negociar una serie de agravios que habían ocasionado pérdidas económicas a los súbditos del imperio del norte.

Por eso no les extrañe que hoy, justo a un año de cumplirse el centenario de los Acuerdos de Bucareli, crece otro reclamo similar, solo que ahora del gobierno de Joe Biden a Andrés Manuel López Obrador.

Pero veamos: ¿Qué le firmó el 10 de agosto de 1923 el gobierno de México a través de su Secretario de Hacienda Alberto José Pani Arteaga al enviado de Estados Unidos George Thomas Summerlin?

Se trató de un acuerdo de integración territorial orientado a la península de Baja California, pues no pasar por alto que un grupo de ex gobernadores de los Estados Unidos ya había solicitado formalmente al presidente Álvaro Obregón que les vendiera el brazo de la patria en 1922.

No fue solamente Obregón. Desde la época de Benito Juárez, a cambio de una importante suma de dinero, la península maravillosa iniciaba un proceso de transferencia a Washington para su colonización y, desde entonces, se le ha venido insistiendo a México que el poblamiento y reorganización del nuevo y estratégico territorio se debe hacer bajo la soberanía de Washington.

El contenido de los Acuerdos de Bucareli fue el principal motivo que empujó a Adolfo de la Huerta a renunciar a la Secretaría de Hacienda, revelarse contra Álvaro Obregón e iniciar un movimiento armado que se conoció como la Revolución Delahuertista

Posteriormente en sus memorias, el también sonorense, relató cómo hombres ricos de Nueva York le darían el financiamiento para derrocar al gobierno de Plutarco Elías Calles, para lo cual debería de reunir un ejército suficiente para tomar por tierra y mar esta península maravillosa. Esto se lo corroboró el mismo Secretario de Estado, Frank B. Kellogg.

La razón para esa incursión armada, a la que se negó Adolfo de la Huerta, fue porque el presidente Plutarco Elías Calles se estaba negando a reconocer los Tratados de Bucareli.

Por eso el doctor en derecho, Juan José Mateos Santillán, erúdito jurista, no dudó en titular su libro «Cómo vender al país y quedar a deber». Se trata de un ensayo muy completo sobre los Acuerdos de Bucareli.

EN 2023 SE VENCE EL PLAZO Y CRECE LA PRESIÓN
Bien, lo que les comento en mi ensayo censurado, pero que este sitio sí ha publicado en tres partes, es que el plazo ha vencido. La colonización de la península siguió su curso, se ha permitido la inversión de los Estados Unidos, no se ha reclamado el Golfo de California para México y se les entregaron ya, grandes extensiones territoriales para su administración a los grupos de ambientalistas controlados por Washington.

Pero no al ritmo que el imperio del norte desea.

Hoy como nunca antes en la historia reciente, ya se ha dado un manotazo en el escritorio y piden que se deje de perjudicar a las empresas estadounidenses. Andrés Manuel López Obrador les responde que no les tiene miedo.

Y las diferencias son en el sector energía, ¡como lo fueron en 1923!

¡Oh oh! Es un Déjà vu… ¡Prepárense a lo que viene!

—————————————-

APUNTES:


Una respuesta a “¡El momento de la península maravillosa ha llegado!

  1. Rubén Lara S. 22 julio, 2022 / 12:33 pm

    Ayer leí este escrito que compartieron. Me llama mucho la atención el paralelismo que se expone. Consideré todo el contenido como un análisis acomodado con retazos de dudosa procedencia y la verdad ya ni lo quise compartir. Hoy viernes cambié de opinión cuando AMLO en su mañanera expone lo mismo!! Pensé. ¿SE SINCRONIZARON?… Recordó AMLO los tratados de Bucareli, el momento crucial que atravesó México, la soberanía amenazada y cita para el 16 de septiembre en zócalo para una respuesta que dará a EEUU….. he vuelto a leer este artículo y ya entendí…. vivimos un momento de peligro de nuestra soberanía amenazada por Washington. Como en 1923 conservadores se pusieron del lado de los extranjeros y los Tratados de Bucareli hoy se repite lo mismo………… tiene razón el señor Ramírez… mandaré su artículo a Palacio Nacional. Se me hace de lo más interesante. Aunque noto una orientación favorable a EEUU, pero esto sí ayuda a entender mejor el momento que vivimos a casi 100 años de esos Tratados de Bucareli.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.