California se muda a la península de Baja California

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

¿Cómo llegamos a este momento? ¿Porqué este fenómeno se ha acelerado? ¿Se inicia con la integración de las Californias?, son varias las preguntas que aún me hago y claro, para la última de ellas tengo una respuesta puntual que siempre he sostenido y que todavía, hoy en día, provoca una sonora carcajada a mis críticos de siempre.

El punto es que sí. Queda mucho más que claro, que el proceso de integración de ambas Californias, la antigua y la nueva, se encuentra más activo que nunca, a un año de vencerse el plazo para que las bitácoras de los Acuerdos de Bucareli sean reveladas.

Pero a lo que yo voy y siempre lo he sostenido, es que siguen presentes fuerzas internas, tanto en el Departamento de Estado como en los círculos financieros de Nueva York, que empujan para que el brazo de la patria quede bajo la total hegemonía de Estados Unidos a través de una toma militar, aunque también hay otra dinámica que es la que persiste a la fecha y ha resultado más efectiva: la colonización.

SE TRATA DE UN PROCESO DE REUNIFICACIÓN
La única zona de la república mexicana que puede integrarse a los Estados Unidos de América sin necesidad de desplazamientos inhumanos, es sin duda la península de la Baja California. Esto incluso contemplando una zona de libre tránsito a sus residentes para potenciar la región económica y de prosperidad más importante del Oeste de América del Norte. Esto lo explica muy bien el editorialista Gustavo Arellano en su artículo publicado en «Los Angeles Times» en el año 2018. Veamos:

«No estoy abogando por una nación separada. Creo que la rebautizada California Libre funcionaría mejor como una zona de libre comercio (como la antigua Hong Kong) en la que los residentes mantuvieran sus ciudadanías mexicana y estadounidense, pero pudieran moverse libremente por Alta y Baja California. Juntos, podemos convertirnos en un motor económico y de bienestar como pocos han visto».

Para tal efecto, como lo conciben los independentistas de la Baja California, la frontera se establece sobre el cauce del Río Colorado y en automático desaparecen los 250 kilómetros de vallas que separan a ambas Californias.

Y resulta interesante como esta idea ya se visualizaba desde el 2008, cuando el escritor Lewis Shupe en su novela «Presidential Diary» también cita la apertura de fronteras entre ambas Californias, solo que tomando la parte noroeste de Sonora, desde el puesto fronterizo de Lukeville, para que se incluya a Puerto Peñasco y la parte proporcional del Mar de Cortés.

LA COLONIZACIÓN NO SE DETIENE
Lo que sí tenemos a la vista es que, como nunca antes, el proceso de colonización de parte de familias de los Estados Unidos hacia la península ha crecido exponencialmente. Los fenómenos extraordinarios como lo fue la pandemia de COVID-19 y ahora, la terrible recesión y cambio de paradigmas a causa de la guerra Rusia contra Ucrania, han empujado a muchos estadunidenses a migrar a México.

Ocurre que el flujo hacia las ciudades seguras de retiro crece. También el de nortemericanos que se dieron cuenta que el trabajo en casa (home office) fue posible durante la pandemia y hoy es mucho más efectivo si te mudas de un país que te ahoga con su cobro de impuestos hacia una nación que te ofrece muchas más comodidades, mejor clima y con mejor rendimiento en el uso de los salarios. Esto es, cobrar en dólares y vivir en México. ¡Nada mejor!

Y para los californianos, la península es el objetivo. Sus principales núcleos poblacionales, hoy son sitios de construcciones de casas, fraccionamientos, ranchos, departamentos, condominios, en donde habrán de alojarse las nuevas familias.

Algunos son, por ejemplo, empleados de Facebook, Google, Twitter, DropBox del área de San Francisco, que pueden desempeñarse de manera remota, sin necesidad de estar físicamente en sus oficinas. Ahora su objetivo es residir en la ciudad a la que mejor se puedan adaptar en la península, desde Tijuana hasta Cabo San Lucas.

Desde el año 2020, el alto costo de la vida en California, había provocado que empresas como Oracle, Palantir, Hewlett-Packard y Tesla, buscaran otros estados de la unión americana para instalar sus industrias.

En el sitio http://www.exitcalifornia.org se orienta a los californianos cómo migrar fuera del Golden State y a los de Silicon Valley de San Francisco se les recomienda en http://www.leavingthebayarea.com a Los Cabos entre los mejores lugares para instalarse.

Por eso el auge inmobiliario en toda la península.

No pasar por alto incluso, el planteamiento ya ni tan futurista que expone el periodista Michael S. Malone, que recién en marzo ha presentado su libro denominado «El Tercer País» en referencia a Tijuana y San Diego. También el periodista de Los Cabos Cuauhtémoc Morgan aborda la temática en un ensayo similar intitulado «Unión de las Californias». Ambos atribuyendo semejanzas históricas y dinámicas económicas. ¿Casualidad?

Sobre los californianos que se instalan en la franja de Rosarito, Darrell Graham de la empresa inmobiliaria Baja123 Real Estate Group, dice que son motivados por «encarecimiento de los impuestos en Estados Unidos, los índices de criminalidad, la política, todas las cosas con las que la gente está descontenta en California».

Sobre todo el de la vivienda, pues el precio va de 800 mil a 1 millón de dólares las residencias para familias de clase media, mientras que en Los Cabos y La Paz desde 300 mil dólares pueden adquirir una en zonas de alta plusvalía e incluso, con vista al mar.

Los Angeles Times publica que según datos de la Oficina del Censo, el estado de California ha perdido del 1 de julio de 2020 y el 1 de julio de 2021 a 262 mil residentes, la mayor parte de ellas del condado de Los Angeles, de donde han emigrado 159,621 personas.

El sueño colonizador de Benito Juárez, pro yanqui declarado, hoy avanza conforme al planteamiento inicial que hizo su gobierno en 1859 en el puerto de Veracruz, cuando accedió enajenar la península de Baja California a los Estados Unidos.

El panorama de las poblaciones cambia, la gentrificación avanza como nunca. ¿Estamos preparados para la nueva realidad?

La verdad es que no.


BIBLIOGRAFÍA

Unificación de las Californias en una sola región. Los Angeles Times.

Libro «El Tercer País» del periodista Michael S. Malone

https://tijuanainnovadora.org/comunicado/muestran-dinamismo-de-la-region-tijuana-san-diego-con-el-libro-el-tercer-pais/

PRESIDENTIAL DIARY – LEWIS SCHUPE – Anexión de península a EEUU

Disminuye la población en Los Angeles y San Francisco (Reportaje)

EMIGRACIÓN DE CALIFORNIA HACIA MÉXICO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.