¡El momento se aproxima!

Por Francisco Ramírez Ochoa/California Hoy

Cuando se decidió la creación del Parque Nacional San Pedro Mártir, en abril de 1947, se daban los primeros pasos para poner a disposición de Washington las primeras 72 mil hectáreas de territorio peninsular. Se trata de esos espacios soberanos cuya administración se transfiere al gobierno de los Estados Unidos que las controla a partir de sus organizaciones ambientales.

Fue ese el inicio. Y… ¡ahh! cómo han cambiado las cosas. Han avanzado como nunca antes los yanquis y aquí parece que no nos damos cuenta o bien, hacemos como que no nos damos cuenta.

Lo advertí desde el año 2000, cuando observé movimientos raros, tanto en territorio bajacaliforniano, como en el Mar de Cortés. De hecho, es a partir de este siglo, cuando las presiones de la Casa Blanca por aumentar su influencia en la Baja California se intensificaron como nunca, pues se observaba que a pesar de los tratados comerciales, los capítulos de medio ambiente donde el brazo de la patria y sus mares son parte central, se estaban estancando.

Ya se. Me van a decir que no únicamente aquí hay Áreas Naturales Protegidas, Parques Nacionales, Parques Marinos, sino que también en otras partes de México. Pero… Un momento por favor. ¡Vámonos por partes!

Avancé en mis observaciones de estos extraños movimientos en el rico Golfo de California porque, en efecto, su futuro se ha estado definiendo no en la Ciudad de México como corresponde la república federal, sino en oficinas de la capital de los Estados Unidos de América y en Nueva York, donde por cierto, se encuentran los tribunales ambientales donde nuestro país siempre pierde los juicios.

Por eso todo el Golfo de California pasa a patrimonio de la UNESCO en el 2005.

Para no alargarles la relatoría de «casualidades» hoy en día nuestra Baja California tiene el 60 por cierto de su territorio declarado como Área Natural Protegida, lo que es el primer paso para frenar la inmigración, acotar el crecimiento de las ciudades que han llegado a un tope máximo y, desde luego, impedir el libre tránsito desde el macizo continental hacia la península.

Pero… ¿qué creen?

En Baja California Sur ocurre lo mismo. Se avanza en la declaración de parques marinos, áreas naturales protegidas y restricción a las autoridades locales en cuestiones de gobernanza, tal como ocurre con la totalidad del Mar de Cortés.

En otras palabras, se reduce la extensión de territorio gobernada por Marina del Pilar Ávila Olmeda y Víctor Castro Cosío… ¿Y los diputados locales de ambos estados libres y soberanos qué hacen?… ¡Nada!

Apenas el sábado conocí de una declaración de Guillermo Trasviña Meza, de la agrupación Rescate de los Pueblos y sus Tradiciones, AC, que denuncia la intención de Washington de aumentar notoriamente su influencia en la península de Baja California y revela datos que yo no conocía, pero forman parte de procesos ya concluidos en el municipio de Ensenada.

Se intenta decretar como Áreas Naturales Protegidas a la Sierra de la Giganta y Guadalupe, con lo que Estados Unidos ya tendría bajo su dominio el 70 por ciento de la superficie terrestre peninsular. ¡Pero hay más! Ha revivido como nunca la intención de decretar en la misma modalidad la totalidad del Golfo de California y el Pacífico Sudcaliforniano.

Ahora sí ya no hay nada qué ocultar. En los hechos se trata de la transferencia de la soberanía de la península de Baja California y sus mares a Washington, tal y como lo aceptó el gobierno de Benito Juárez en su primer gran trato comercial sobre el brazo de la patria, para que se colonizara por familias de los Estados Unidos en 1864. ¡Esta es la reedición de la Concesión Leese!

INTENTÉ ADVERTIRLO EN 2014
Cuando había analizado varios documentos al respecto, llegó a mi escritorio también una noticia generada en La Paz en 2003. Se trataba de la adquisición de la Isla Espíritu Santo en La Paz, por parte de una organización ambientalista con capital estadounidense que fue creada ex profeso para esa operación avalada en el gobierno de Vicente Fox. El pago se hizo en efectivo al ejido Alfredo V. Bonfil por un monto de hasta tres millones de dólares. Y ojo, a los propietarios de la ínsula no les fue tan mal, pues de todas maneras serían despojados de la misma a través de decretos ambientalistas.

Por eso cuando en abril de 2014 el rector de la UABC, doctor Felipe Cuamea Velázquez convocó al Foro de Medio Ambiente y desafíos para Baja California, intenté colar una ponencia donde trataba sobre la vulneración de la soberanía nacional, pues ya había conflictos en San Felipe y Golfo de Santa Clara por el asunto de Vaquita Marina y Totoaba. ¡Sabía que se iban a meter los ambientalistas y lo hicieron! Pero mi participación fue vetada, por esos mismos que hoy en día todavía me llaman loco y extremista, pero son incapaces de rebatir mis argumentos en persona por su hipocresía velada.

Nos estamos aproximando a algo que puede cambiar la vida de los residentes de la península para siempre. Desde inicios de este mes, se dan los primeros pasos para la armonización de las leyes locales, la de ambos estados, Baja California y Baja California Sur, no con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sino con… ¡la Constitución del Estado de California y la Constitución de los Estados Unidos de América!

El único que se puso inquieto ante ese planteamiento formal, fue el gobernador de Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, de trayectoria en la izquierda histórica y que apenas hoy, dimensiona lo que se está entregando, pues le reducen de manera sustantiva la superficie del territorio donde supuestamente manda. No así Marina del Pilar, que es una neoliberal consumada pro yanqui a la que no le incomoda el asunto.

No pensar que es casualidad que ya se empuje para detener el crecimiento poblacional del puerto de Ensenada. Las ciudades han llegado a su límite en número de habitantes y organizaciones ambientales del Valle de Guadalupe impondrán sus criterios, como próximamente lo harán en toda la península.

De hecho, el llamado preocupante que hace Guillermo Trasviña Meza es debido a que el ambientalismo que en su momento defendió, se ha extralimitado y hoy sabe que reducirán las posibilidades de supervivencia en las comunidades y aniquilarán la pesca ribereña.

Pero ojo, no solamente es la pesca ribereña. También son las poderosas flotas pesqueras de Sonora y Sinaloa las que hay que erradicar del Mar de Cortés. Los estudios arrojan que se cortan las cadenas alimenticias lo que pone en riesgo la vida de todas las especies por la depredación de todo tipo de crustáceos que son la base y garantizan la supervivencia.

Y les urge apoderarse del Golfo de California y acabar con la pesca ribereña, para lo cual tienen un pretexto por cada especie que es explotada o depredada como ellos señalan. Y a cada rato enlistan una más. La Smithsonian Magazine al respecto indica:

La Unión para la Conservación de la Naturaleza clasifica a la manta raya de arrecife como «vulnerable». La preocupación está justificada. En el Mar de Cortés, la sobrepesca agresiva acabó con las poblaciones locales de dos primos de la manta raya de arrecife, la manta raya oceánica y la raya diablo, en sólo 20 años.

No tardan más demandas y presiones contra México para que ceda el Golfo de California.

EL TRANSNACIONALISMO
No solamente en Tijuana, Mexicali y Ensenada ocurre este fenómeno de integración de regiones con California. Y nos referimos a la nueva colonización de la península por familias de los Estados Unidos que arranca a principios del presente siglo.

El transnacionalismo capitalista, viene aparejado a la mayor penetración de universidades de los Estados Unidos hasta la parte sur de la península, como ha sido la entrega del Parque Marino de Loreto a la Universidad Davis de California.

Ellos posiblemente también se queden con el Área Natural Protegida de la Sierra de la Giganta, pues esa institución administra seis áreas similares en el estado de California.

«La península de Baja California es la extensión natural de los ecosistemas de California», justifica Suzanne Olyarnik, del instituto de Ciencias Marinas de la UC Davis.

Ahora también dentro de la tesitura del transnacionalismo, también se abre otro programa de estudio en Todos Santos, cerca de Los Cabos. Se trata de la Universidad de Washington que inicia su cátedra denominada «Mexico: Language, Culture & Learning in Schools and Communities in Baja California Sur». Es el comienzo, pues si tiene éxito, también le darán la responsabilidad a esa universidad, como tarea sociológica, armonizar los programas de enseñanza del idioma inglés tomando en cuenta el entorno cultural de los residentes de la península. ¡Ese es el fondo!

EPÍLOGO
El ambientalismo financiado por Washington ha atrapado a la península por ambos flancos. Comenzaron en los mares, siguen en tierra firme. Una vez que cierren el Golfo de California y el Pacífico Sudcaliforniano a la pesca ribereña y a cualquier otro tipo de explotación, el primer objetivo será logrado. Primero deben doblegar a México con la agenda verde, pues deberá adquirir «compromisos de protección al ambiente» a cambio de financiamientos para el desarrollo.

Queda claro que dentro de los movimientos geopolíticos impulsados por el ambientalismo o bien, por seguridad e intereses económicos, la península es estratégica y vital para EEUU.

Por eso el Mar de Cortés sigue sin pertenecer a la nación.

Mientras tanto, sobre tierra firme continúa la colonización, la adquisición de grandes extensiones de territorio, la implantación de los intereses de Washington sobre los espacios soberanos que México ha ido cediendo en forma inexplicable. El gran capital llega y desplaza. El gran capital llega e impone, influye y dobla consciencias.

Una vez logrado ese objetivo, la península pasa a la soberanía de Washington.


BIBLIOGRAFÍA

CONSTRUIR UN AMBIENTALISMO SOBERANO Y POPULAR (EXPERIENCIA ARGENTINA)
https://agenciapresentes.org/2022/02/03/como-construir-un-ambientalismo-soberano-y-popular/

TAMBIÉN PELIGRA LA MANTARAYA DEL GOLFO DE CALIFORNIA – SMITSHONIAN MAGAZINE
https://www.smithsonianmag.com/science-nature/conservationists-hopeful-manta-ray-180980764/

PARA UNIVERSIDAD DAVIS EL PARQUE MARINO DE LORETO
https://www.ucdavis.edu/news/baja-field-station-plans-underway

GOLFO DE CALIFORNIA UNESCO
https://whc.unesco.org/es/list/1182

TRANSNACIONALISMO UNIVERSIDAD DE WASHINGTON EN BAJA CALIFORNIA SUR
https://studyabroad.wwu.edu/program/mexico-language-culture-learning-schools-and-communities-baja-california-sur

LEER CÓMO EL AMBIENTALISMO DESPLAZA A PROYECTOS DE INVERSIÓN DEL INTERÉS NACIONAL EN EL GOLFO DE CALIFORNIA. WASHINGTON MANDA.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.