Ejército de EEUU a cargo de costas de la Baja California

Por Francisco Ramírez Ochoa / California Hoy

Contrario a lo que ocurre en el Gofo de México, donde la SEDENA y sobre todo Armada de México tienen presencia permanente, en la parte occidental de la república, específicamente en las costas de la península de Baja California, la que cumple con las tareas de vigilancia es la Marina y la Fuerza Aérea de EEUU.

Y es aquí cuando el intervencionismo de Washington en exceso sobre esta península maravillosa, nos hacen pensar que algo no cuadra, algo no está bien y no nos explicamos la razón por la que la soberanía nacional es resguardada por fuerzas extranjeras.

Bien, pues esto ya lo hemos explicado en demasía. El brazo de la patria se encuentra inmerso en un proceso de apropiación por cuestiones de seguridad de parte de los vecinos del norte, que de manera paulatina avanzan tanto por mar, como por tierra, imponiendo su hegemonía.

Y es que bajo el pretexto de seguridad, Washington ha hecho de todo en los territorios bajacalifornianos, como los affaires de Bahía Magdalena que concluyeron con el derrocamiento de Porfirio Díaz, la negociación de espacios soberanos en los conocidos como Tratados de Bucareli, las presiones sobre Obregón para la venta de la península, hasta su toma militar en 1941 ante la amenaza japonesa.

Pero las incursiones militares de los Estados Unidos en el brazo de la patria no concluyen y ocurren tanto en el Golfo de California, como en las costas del Pacífico, a cada momento.

En junio de 1943, el buque cazasubmarinos identificado como USS PC-815 de la base naval de San Diego, incursionó en aguas territoriales de México para bombardear Isla Coronado. Ante el reclamo azteca, fue separado del cargo el comandante de esa nave identificado como Lafayette Ronald Hubbard, quien años después fundaría la Iglesia de la Cienciología. ¿Qué lo hizo abrir fuego?

Y sirva este episodio como una introducción sobre los misterios que ocurren en ese cuadrante que va desde la Isla Coronado hasta el sur de la Isla Guadalupe, que son los espacios más alejados del territorio nacional, donde la presencia militar de los Estados Unidos se ha incrementado notoriamente, pues han ocurrido incidentes que ponen muy nervioso a Washington y para los que no hay una explicación lógica.

LA MISTERIOSA ISLA GUADALUPE
Así como ocurrió con tierra firme, la Isla Guadalupe fue parte de los acuerdos que hizo Benito Juárez con Washington para obtener financiamiento a través de concesiones para empresas de capital estadounidense.

Los dueños originales fueron Florencio Serrano y José Castro, ambos mexicanos que obtuvieron sus documentos en 1833 como propietarios de Isla Guadalupe y todos los islotes y arrecifes que la rodean.

Se dedicaron a la explotación de pesquerías, las famosas «focas» de las que se obtenían aceites y además de cierta cantidad de guano, útil para el combustible. También se explotaron maderas de la superficie que fueron arrasadas por la explotación irracional, así como las cabras ferales que se usaron para alimento de los pobladores.

Desde 1845 la isla estaba en posesión de la Western Livestock Company of Boston, después una empresa Guadalupe Island Company para en 1870 durante el gobierno de Benito Juárez transferirla a la Western Livestock Company del estado de Maine.

Fue hasta finales de la presidencia de Porfirio Díaz, que México vuelve a tomar el mando en Isla Guadalupe, con el retiro de la concesión a la empresa norteamericana y el establecimiento de un puesto militar permanente en el lugar.

El tráfico marítimo por la zona se incrementó notoriamente con las nuevas rutas de Asia, además de que con la apertura del Canal de Panamá y el progreso de California, se aumentó la presencia militar de los Estados Unidos que contaban con sus bases en el Puerto de Pichilingue cerca de La Paz y Bahía Magdalena.

El capítulo del bombardeo de Isla Coronado ocurre cuando estaba vigente el Acuerdo de Defensa de las Californias y más recientemente cuando Isla Guadalupe ya fue considerado como Área Natural Protegida, se procede con el exterminio masivo de las cabras del lugar, que fueron masacradas desde helicópteros por brigadistas de SEMARNAT desde 2002 a 2007.

FENÓMENOS MISTERIOSOS
Los que somos residentes de Tijuana, Rosarito, Ensenada y hasta San Quintín, para nada nos resultan extraños fenómenos luminosos en las costas, que mucho nos han maravillado por sus trazos, juegos de luces y policromías.

Entre las explicaciones más sensatas que hemos escuchado, es que se trata de experimentos de la industria aeroespacial, meteoritos, lluvias de estrellas e incluso, ejercicios militares que tienen su origen en la Base Naval de San Diego.

LA ARMADA DE ESTADOS UNIDOS INQUIETA ANTE EL FENÓMENO OVNI
El cuadrante señalado, desde Isla Coronado hasta Isla Guadalupe e incluso más al sur, es una zona de defensa vital para el territorio continental de los Estados Unidos. Por eso se destaca que ahí se realizan desde el 2000 los más grandes ejercicios militares de norteamerica con presencia permanente y patrullajes a la fecha.

Y es una presencia activa en ese cuadrante de Objetos Voladores No Identificados (OVNI), lo que podemos corroborar con la aceptación de Washington de su existencia y que se denominan como Fenómenos Aéreos No Identificados (UAP).

Son centenares de testimonios de pilotos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos sobre este tipo de fenómenos que han tenido a la vista o bien, son detectados por los operadores de los radares y esto lo sabemos porque a partir de enero de 2021 entró en vigor la La Ley de Autorización de Inteligencia.

La CIA hizo públicas miles de hojas de archivos de inteligencia sobre este fenómeno donde se exponen también las documentaciones y videofilmaciones del famoso encuentro con naves de origen desconocido al norte de Isla Guadalupe, narrado detalladamente por pilotos de la Fuerza Aérea.

En las costas de Baja California se estacionaron para ejercicios navales todo el grupo de ataque del portaaviones Nimitz. La mañana del 14 de noviembre de 2004 despegaron dos aeronaves identificadas como FAST EAGLE 01 y FAST EAGLE 02 a los que les asignaron tareas de reconocimiento hacia la zona sur. Lo que no les dijeron a los pilotos es que desde el día 10 venían detectando extraños retornos en los radares del buque USS Princeton para los que no encontraban ninguna explicación. Se trataba de objetos que se movían desde una altura aproximada de los 80 mil pies.

La presencia cotidiana de estos Vehículos Aéreos Anómalos (Anomalous Aerial Vehicles) ocurría en un área bien identificada en una latitud y longitud de unos 30 millas náuticas frente a la costa de Baja California, aproximadamente 70 millas náuticas al suroeste de Tijuana.

Llamaron mucho la atención pues se movían a una velocidad extraordinaria (velocidad imposible dicen los reportes) por lo que era necesario conocer de qué tecnología provenían, identificarlos y conocer si se trataba de una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

El grupo de patrullaje hizo contacto con uno de estos objetos. Aquí las comunicaciones con el USS Princeton se tornaron un poco extrañas, pues al pedir que identificaran bien estos objetos voladores, los pilotos no pudieron dar una explicación convicente, nunca habían tenido a la vista nada igual. Ante los desatinos, se les solicitó confirmar si llevaban armas y lo único que contestaron fue que «ninguna».

Se trataba del ahora famoso encuentro denominado «Tic Tac» que había permanecido como un rumor entre las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Ahora, junto con los videos y las narraciones de los pilotos también se agrega un fenómeno en la superficie del mar que causó mucha sorpresa.

Con la superficie del mar en calma, día despejado, los pilotos detectan no muy lejos del Nimitz una perturbación en la superficie marina.

Las aguas comenzaron ser turbulentas en un diámetro redondo de unos 50 a 100 metros.

Era la única zona y tipo de lo que llamaron los pilotos como «aguas blancas», describiendo que parecía como si hubiera algo debajo de la superficie, como un banco de arena o lo que había oído que parecería un barco hundiéndose rápidamente.

Sobrevolaron la perturbación y volvieron en círculos en dirección al Nimitz sin llegar a ver qué era lo que provocaba la espuma en el agua. En el momento en que los Super Hornets convergían en el lugar, las aguas se despejaron y la superficie del océano volvió a su estado normal. El lugar de la perturbación anterior era completamente imperceptible.

En realidad este fue un encuentro extraordinario y de acuerdo a los documentos desclasificados, se trató de la primera ocasión en que se pudieron registrar de manera rigurosa estos eventos anómalos, por lo que se infiere que estos objetos pudieran estar ligados a una actividad inteligente de la que no hay mayor información.

Siete pilotos de la Fuerza Aérea tuvieron el contacto visual, respaldados por los operadores de radar del USS Princeton. Las videograbaciones no tardaron en llegar a YouTube, sin mayores datos, por lo que mucho se especuló sobre la autenticidad.

Pero todo hoy ha sido confirmado y forma parte de una larga serie de fenómenos anómalos que ocurren en las costas de la Baja California que son patrulladas por naves norteamericanas.

CONCENTRACIÓN DE FUERZAS AEROESPACIALES
Así llegamos a los ejercicios militares más grandes en la historia reciente del Pacífico Baja Californiano, donde la Sedena ni la Armada de México cuentan.

En el mismo cuadrante en el verano pasado participaron:

Un bombardero B-1B, una mezcla de aviones cisterna de reabastecimiento KC-707, K-135R, KC-10A y KC-46A y como corolario un avión radar E-3 Sentry Airborne conocido también como la aeronave del juicio final.

Todos en ejercicios aéreos sobre la flota de ataque del portaaviones Nimitz.

Además el cuadrante es utilizado para los retornos de las misiones espaciales y el úlitmo amarizaje fue el de la nave espacial Orion, recuperada por la NASA cerca de la Isla Guadalupe a inicios del mes de diciembre pasado.

PROHIBEN EL ACCESO AL ÁREA NATURAL PROTEGIDA DE ISLA GUADALUPE
A partir de que el gobierno federal ha ratificado el permiso para que los Estados Unidos continúen con sus ejercicios militares a gran escala y dado el enrarecimiento de la zona por la presencia de estos fenómenos anómalos, se han cancelado todos los permisos para viajes turísticos al Área Natural Protegida de Isla Guadalupe, donde decenas de amantes de la naturaleza gozaban del avistamiento de aves y los expertos buzos nadadores y científicos, hacían acercamientos interesantes al tiburón blanco y otras especies.

ACLARACIÓN IMPORTANTE
También es importante resaltar que un Objeto Volador No Identificado, no necesariamente debe relacionarse con naves o seres extraterrestres. Todos los oficiales de la Armada y Fuerza Aérea de los Estados Unidos que han sido consultados en referencia a los avistamientos en el polígono citado, nunca han hecho alusiones a inteligencias extraterrestres o tecnologías de otros mundos. Simplemente su preocupación se ha centrado en que no hay explicación al momento, además de que se deben de estudiar más a fondo el fenómeno debido a que se puede poner en riesgo la seguridad de los Estados Unidos.

Sin descartar que se trate de tecnología China o Rusa.

Por eso, se ha creado la nueva Área 51 en las costas de la península de Baja California.

TESTIMONIO DE LOS PILOTOS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.